lunes, 24 de octubre de 2011

Gratinado de albóndigas y zanahorias con crumble de pan, parmesano y tomillo.



El plato que traigo hoy no sólo está riquísimo y es fácil de hacer, es que además tiene los colores del otoño, que por fin llegó y a lo grande!
Se abre la veda de las botas de agua y de los paraguas, empieza la temporada de hornear a todas horas sin morir en el intento, y de comer calentito!
No os lo penséis, si tenéis un poco de carne picada en la nevera, unas zanahorias y un trozo de pan del día anterior, preparad esta maravilla y con la tripita llena y calentita salid a pasear sobre las hojas que ya llenan las aceras.



Ingredientes para 4 personas:

1 kg de carne picada (yo he usado mitad de cerdo y mitad de ternera)
1 cucharadita de semillas de alcaravea
1 huevo
4 cucharaditas de comino en polvo
750 grs de zanahorias peladas y cortadas en bastoncillos
2 cebollas cortadas en juliana
1 trocito de jengibre fresco del tamaño de una nuez, rallado
600 grs de tomate natural triturado
400 grs de tomate pelado y troceado
150 grs de migas de pan
50 grs de Parmesano rallado
2 cucharadas soperas de tomillo fresco picado
Este es un plato ideal para preparar en cocotte o en cualquier fuente refractaria apta para vitrocerámica y horno, porque así podemos utilizar un único recipiente.



Preparación:



Formar las albóndigas con la carne, el huevo, la mitad de las migas de pan, las semillas de alcaravea, el comino y sal y pimienta al gusto.
Calentar dos cucharadas de aceite en el recipiente que después usaremos para gratinar y dorar las albóndigas. Retirar y reservarlas.
En el mismo aceite salteamos las zanahorias con un poquito de sal, bajamos el fuego, tapamos y cuando empiecen a ablandarse echar la cebolla y saltearla hasta que esté bien dorada.
Añadimos el tomate triturado y el troceado, probamos de sal y dejamos cocer destapado a fuego suave durante 15 minutos. Apartamos del fuego y mezclamos las migas de pan que nos quedan con el parmesano y el tomillo, las distribuimos por encima de la cazuela y gratinamos hasta que estén apenas tostadas. Servimos inmediatamente, a poder ser con un buen vino tinto y mucho, mucho pan para mojar en esa salsa maravillosa.

Fuente: bbcgoodfood.com

7 comentarios:

Pilar dijo...

SÍ! Comida de otoño. Me encanta. Besos.

Chez Silvia dijo...

Que buenoooo!!!muy otoñal!!! bss

jose manuel dijo...

Que buen platito de albóndigas, me encanta.

Saludos

Carlos Dube dijo...

Me has dejado loco con esa crumble de pan y especias, bueno, y con el plato en sí... qué buena pinta!!. Viva el otoño!!!

Un saludo.

Ingrid dijo...

Que gratinado te has marcado Fabi!!! me encanta! como apetecen estos platos caliente con el frío y las lluvias que están llegando! me encanta!
Un beso enorme preciosa

Miss Migas dijo...

Con ese nombre tan largo seguro que tiene que estar proporcionalmente bueno!
Me ha llamado mucho mucho la atención así que me la guardo en mi lista de "pendientes"
Muchos besos

Laube dijo...

Ummmmmmmmmmm, me llevo la receta!. Uyyyyy, no se me hubiera ocurrido hacer un crumble con albóndigas y me ha encantado. Y es verdad que los colores son otoñales a tope...
Un besote