lunes, 2 de noviembre de 2015

Trufas "rústicas" de chocolate






“Chocolate” de Sandra Mangas, el libro del que os hablaba en el post anterior, sigue siendo mi libro de cabecera desde que llegó a mi casa. Disfruto muchísimo leyéndolo (Sobre todo por las noches, porque así me aseguro dulces sueños) y preparando sus recetas. Y aunque en el caso de estas trufas no me hayan quedado tan bonitas como las de Sandra, puedo asegurar que una vez que te comes una, el aspecto deja de importar. Dejémoslo en que ésta es la versión rústica de las trufas de Sandra, porque si le ponemos el adjetivo “rústico” delante, cualquier desastre culinario, al menos en cuanto a presentación, es perdonable...

Ingredientes:

250 g de chocolate negro 70% cacao, troceado
200 ml de nata para montar
50 g de mantequilla
1 pizca de sal
Cacao puro en polvo para espolvorear
Opcional: un sello de lacre

Preparación:

En un cazo al fuego, calentar la nata con la sal. Cuando esté caliente, retirar del fuego, agregar el chocolate troceado, y remover hasta que esté disuelto. Añadir por último la mantequilla, mezclar bien y dejar enfriar, primero a temperatura ambiente, y luego en el frigorífico en un recipiente hermético, hasta que esté consistente y se le pueda dar forma con las manos.
Tomar porciones de masa y darle forma de bola con las manos. Conservar en el frigorífico hasta el momento de consumir.
Para marcarlas con el sello: Meter las trufas  el sello en el congelador durante una hora. Transcurrido este tiempo, pasar las trufas por cacao en polvo y presionar la parte superior con el sello.
Conservar las trufas en el frigorífico en un recipiente hermético hasta el momento de consumirlas.

Fuente: “Chocolate” - Sandra Mangas - Editorial Aguilar Ocio. Se puede comprar online aquí.


domingo, 25 de octubre de 2015

Galletas de cacao


Otoño, revolución, chocolate...


Otoño

Según el diccionario es la estación del año que, astronómicamente, comienza en el equinoccio del mismo nombre y termina en el solsticio de invierno.



Para mí, es mi estación favorita del año. Aire fresco y húmedo que respiro con auténtico alivio, árboles que se tiñen de mil tonalidades del rojo al marrón, el crujido de las hojas secas bajo mis pies. Las uvas, las granadas, las calabazas, las castañas… Y la lluvia. Que en Madrid no se prodiga demasiado.




Revolución

Según el diccionario es un cambio profundo, generalmente violento, en las estructuras políticas y socioeconómicas de una comunidad nacional. También es la rotación de una figura alrededor de un eje, que configura un sólido o una superficie.

Para mí esto último es lo que ha ocurrido en mi vida en los últimos dos años. Una serie de cambios bruscos, una cantidad de acontecimientos que a veces he deseado y controlado y a veces no, y un giro completo para volver a donde estaba al principio. Pero las cosas nunca vuelven a ser exactamente las que fueron. Y eso es bueno. Prefiero pensar que ahora soy más sabia, intento cada día perdonarme por todo lo que hice mal en el camino y recuperar muchas cosas que me hacen feliz y que durante un tiempo he tenido abandonadas. Entre otras, la cocina. 



Chocolate

Según el diccionario es una pasta hecha con cacao y azúcar molidos, a la que generalmente se añade canela o vainilla.

Para mí… Por dónde empiezo? Creo que fue mi primer amor, no recuerdo qué edad tenía cuando lo probé por primera vez pero sí sé que me enamoré perdidamente. Y él me corresponde. Siempre ha estado a mi lado para celebrar lo bueno, para olvidar lo malo. No importa cuál es la pregunta: El chocolate siempre es la respuesta.

Y de esto sabe mucho mi amiga Sandra Mangas. Por eso, y por lo generosa que es, ha decidido publicar esta maravilla de libro: “Chocolate”,  en el que además de 70 recetas cada una mejor que la anterior, comparte su sabiduría chocolatera y nos explica de una forma más clara y más sencilla imposible las clases de chocolate, las técnicas para atemperarlo, para conservarlo… Todo ello acompañado de las fotografías excepcionales a la que nos tiene acostumbrados y con ese sentido del humor suyo tan característico.

El viernes pasado yo estaba intentando cortar leña, básicamente peleándome con la motosierra (E iba ganando la motosierra) cuando una mensajera muy simpática llamó a mi puerta para entregarme el libro. Debí de poner tal cara de felicidad que la chica me dijo “Vaya, deben ser muy buenas noticias, me alegro de habértelas traído.” Y tenía razón, eran muy buenas noticias. Me sentí como si fuera niña y hubiesen llegado los Reyes Magos, que son los únicos frente a los que no me declaro republicana.

Me lo he leído del tirón y no me ha quedado más remedio que ponerme a cocinar inmediatamente alguna de sus recetas porque de lo contrario hubiese sido capaz de hincarle el diente al libro!

Así que gracias Sandra, por este regalo maravilloso y por ser mi inspiración para volver a la cocina  y a la fotografía después de tanto tiempo alejada de ellas. Esta receta te la dedico con todo mi cariño y admiración. Va por ti, ojazos!


Galletas de cacao


Ingredientes:

200 gramos de mantequilla en pomada
200 grs de azúcar glace
1 huevo grande
Una pizca de sal
400 grs de harina
50 grs de cacao puro en polvo

Preparación:

Batir la mantequilla con el azúcar hasta que esté blanca y cremosa. Añadir la clara de huevo y mezclar bien. Tamizar la harina, el cacao y la sal y añadirlos a la preparación. Mezclar hasta que esté todo perfectamente integrado. Con la ayuda de un rodillo, estirar la masa a un espesor de 0,5 cm y cortar las galletas con los cortapastas de nuestra elección. Congelar las galletas durante 30 minutos mientras. Precalentar mientras tanto el horno a 180º. Hornear las galletas durante 12-15 minutos si son de tamaño mediano, o 6-8 minutos si son pequeñas como las de la foto. Dejar enfriar completamente sobre una rejilla y guardar en un recipiente hermético.

Nota: Para la decoración de las hojas, utilizar un cuchillo redondo para hacer incisiones no demasiado profundas en cada galleta, imitando las nervaduras de las hojas, antes de congelarlas.

Fuente: “Chocolate” - Sandra Mangas - Editorial Aguilar Ocio. Se puede comprar online aquí.


martes, 20 de enero de 2015

Peanut butter Bundt Cake



Es un poco tarde para felicitaros el año? :-)

No tengo excusa válida para esta ausencia tan prolongada, excepto que cuanto más tiempo tengo peor me organizo. Me explico: Cuando estaba casi todo el día fuera trabajando aprovechaba mejor el tiempo que tenía entre semana, y no digamos el del fin de semana. Cocinaba más y mejor, fotografiaba más… Y ahora que soy mi propia jefa y no tengo horarios no saco tiempo para nada. En fin, que entre mis propósitos más importantes para este año 2015 que comienza está el de organizarme mejor, comer más sano, retomando para ello la cocina y la repostería, y hacer muchas, muchas fotos, y no sólo de comida. Lo conseguiré? Ays, quién sabe… Enero ya casi se ha ido… Como el resto del año vaya igual de rápido no sé yo…

La receta de hoy es del primer libro de mi amiga Bea Roque, “El rincón de Bea.” Como ya he dicho en otros posts no sólo es una preciosidad de libro, es que es un básico que no puede faltar en la biblioteca de quien se inicie en la repostería, porque todas sus recetas están fenomenalmente explicadas, y son infalibles porque Bea es muy concienzuda y jamás publica una receta que no haya sido cuidadosamente medida y testada para que salga perfecta. Doy fe. Me he hecho la mitad de las recetas del libro y todas sin excepción son increíbles.

Este cake es húmedo y denso como a mí me gusta. Me encantan los cakes que no necesitan relleno ni almíbar, que son una delicia por sí solos. Este lleva un pequeño añadido para hacerlo más goloso, el sirope de chocolate. Es la primera vez que lo hago casero, y el resultado merece la pena. Es facilísimo de hacer, si utilizamos un buen cacao el sabor y el aroma son increíbles, y además nos ahorramos un montón de azúcar y conservantes. Probablemente no engordaremos menos pero al menos nuestra conciencia se siente mejor al saber que estamos comiendo algo más sano, no?

No me digáis nada de la foto porque es de I phone, y casi ni me da tiempo a hacerla, pero como tengo tantas recetas pendientes y no sé cuándo voy a repetir ésta, al menos así os hacéis una idea de cómo queda.

Venga, manos a la obra, y ya si eso en febrero nos ponemos con la operación bikini :-)

Peanut butter Bundt Cake  (Bundt Cake de mantequilla de cacahuete)

Ingredientes:

125 gramos de mantequilla
250 gramos de mantequilla de cacahuete
200 gramos de azúcar moreno
3 huevos grandes
300 gramos de harina
1 cucharadita de polvo de hornear (Levadura química, Royal)
1/2 cucharadita de bicarbonato
1/2 cucharadita de sal
1 cucharadita de extracto de vainilla
250 ml de nata fresca
90 gramos de nueces picadas en trozos pequeños

Para el sirope de chocolate:

300 ml de agua
170 gramos de cacao en polvo sin azúcar
390 gramos de azúcar
1/2 cucharadita de vainilla en pasta
Una pizca de sal

Preparación:

Primero hacemos el sirope.

Ponemos el agua con el cacao y el azúcar en una cacerola de tamaño mediano que tenga el fondo grueso (Yo utilizo una cocotte) Llevamos a fuego medio removiendo constantemente con una espátula para que no se pegue.

Dejar hervir durante 5 minutos a fuego medio. Pasado ese tiempo retiramos del fuego, añadimos la vainilla y la sal, removemos para que se mezclen y dejamos templar.

Para hacer el Bundt Cake:

Precalentamos el horno a 170º.
Engrasamos un molde de Bundt Cake de 25 cm de diámetro con spray antiadherente o con aceite de oliva que extenderemos con una brochita.
Tamizamos juntos la harina, el polvo de hornear, el bicarbonato y la sal. Reservamos.
Batimos las dos mantequillas en el robot a velocidad alta junto con el azúcar hasta obtener una mezcla uniforme y cfremosa.
Añadir los huevos ligeramente batidos de uno en uno, esperando a que se integren bien antes de añadir el siguiente, mezclando a velocidad media.
Incorporar la harina en tres tandas alternando con la nata.
Volcar la mezcla en el molde y hornear durante 40-50 minutos, hasta que al introducir una brocheta en el centro ésta salga completamente limpia y el cake se desprenda de los lados del molde. 
Sacar del hormno, dejar reposar 10 minutos sobre rejilla y darle la vuelta. Dejar enfriar completamente antes de servir decorado con el sirope de chocolate.

Fuente: “El rincón de Bea - Apasiónate por la repostería.” Bea Roque.

Nota: El sirope que no utilicemos para decorar la tarta se puede conservar en el frigorífico hasta dos meses. No vale echarme a mí la culpa de vuestros kilos de más si decidís comeros el sobrante a cucharadas como si no hubiera un mañana. Estáis advertidos.

domingo, 7 de diciembre de 2014

Cupcakes daiquiri de grosella


Esta receta la podéis encontrar en el número de diciembre de Threef del que os hablé aquí, en mi post anterior.
Un postre sencillo y elegante para quedar bien en una comida o cena familiar y no complicarse mucho la vida.

Cupcakes daiquiri de grosella


Ingredientes para 10 mini cupcakes

Para los cupcakes:

60 gramos de mantequilla blanda
2 cucharadas de AOVE
120 gramos de azúcar
1 huevo
Ralladura de 1/2 limón
1/2 cucharadita de extracto de vainilla
2 cucharaditas de grappa (aguardiente) de grosella
240 gramos de harina
1/4 cucharadita de sal
1 1/2 cucharaditas de levadura química (Levadura en polvo, Royal)
100 ml de leche


Para el buttercream:

150 gramos de mantequilla blanda
300 gramos de azúcar glace
1/2 cucharadita de ralladura de limón
2 cuchardas de leche
2 cucharadas de zumo de grosella

Decoración

Racimos de grosella



Preparación

Buttercream:
Procesar juntos todos los ingredientes. Conservar en el frigorífico hasta el momento de utilizarlo.


Cupcakes:

Precalentar el horno a 180ºC.
Mezclar la leche, la grappa y la vainilla y reservar.
Tamizar la harina, el sal y la levadura y reservar.
Procesar la mantequilla con el azúcar hasta obtener una crema blanca y lisa. Añadir el aceite en forma de hilo, después el huevo ligeramente batido, y a continuación la mezcla de ingredientes secos alternando con la mezcla de leche, grappa y vainilla.
Verter la mezcla en cestillos de cupcake y llenarlos hasta los 2/3 de su capacidad. Hornear durante unos 20 minutos. Enfriar sobre una rejilla.
Cuando estén completamente fríos, glasear con el buttercream y decorar con los racimos de grosella.



lunes, 1 de diciembre de 2014

Threef especial diciembre - Empieza el adviento



(Scorrere giù col mouse per la versione in italiano)

Es un hecho incontestable: La Navidad está a la vuelta de la esquina, el 2014 tiene sus días contados. Para muchos ya empieza la vorágine de las compras, la lotería, las comidas de empresa… Yo tengo la suerte de estar bastante alejada de todo eso pero siento los nervios y la emoción que me contagia una personita de 7 años que no ve la hora de que llegue la Navidad.



Desde que mi hija tenía 3 años, en casa siempre ponemos calendario de Adviento, eso hace más fácil ir contando lo días… Aunque la pregunta de cuánto falta para Navidad y para los regalos surge varias veces cada día… Y cada noche… A pesar de que aún no ha terminando de recibir regalos por su cumpleaños, que está aún muy reciente!



Hoy quiero compartir con vosotros el número de Navidad de Threef. Si leéis la revista habitualmente, sabréis que Threef no sigue modas ni calendarios, ni tampoco celebra festividades, pero en esta ocasión alguien se ha dejado la ventana abierta y ha entrado en la redacción un viento fresco que anunciaba la nieve, un aroma a chocolate caliente y a especias, un velo cálido de harina y cereales del pan que alguien estaba horneando cerca… Por eso este número es tan especial para todos los que hemos trabajado en él. Es acogedor como el fuego de la chimenea, reconfortante como una taza de chocolate caliente, y acaricia el alma y los recuerdos como el pan recién hecho…

Yo he tenido la suerte de leerlo antes de que saliera, al igual que el resto del equipo, pero pienso releerlo sin prisa, de noche junto a mi chimenea, mientras planifico mi Navidad y me recupero del trajín del día. Os invito a leerlo, aquí tenéis el link, y como siempre, si alguien quiere que le traduzca alguna receta o algún artículo no tiene más que pedírmelo y se lo hago llegar por mail.

La receta de hoy es una de mis colaboraciones en este número.


È un fatto incontestabile: Il Natale è ormai dietro all’angolo, il 2014 ha i suoi giorni contati. Molti adesso si sentono inghiottiti da un vortice di spese, di lotteria, di pranzi e cene aziendali… Io sono fortunata perché sono abbastanza lontana e isolata da tutto ciò, ma sento l’anticipazione e l’ansia che mi trasmette una personcina di 7 anni che non vede l’ora che arrivi il Natale.

Da quando mia figlia aveva 3 anni, a casa mia si appende sempre il calendario dell’Avvento, questo rende più facile il conteggio… Ma la domanda su quanto manca sorge più volte al giorno… Anche se non ha finito di ricevere regali di compleanno, che è ancora recente!

Oggi voglio condividere con voi il numero di Natale di Threef. Se seguite la rivista, sapete che Threef non si piega alla moda o al calendario, e non festeggia ricorrenze, ma in questa occasione qualcuno ha lasciato la finestra aperta ed è entrato nella redazione un vento freddo che annunciava la neve, un profumo di cioccolata calda e di spezie, un velo caldo di farina e cereali del pane che qualcuno stava infornando lì vicino… Ecco perché questo numero è così speciale per tutto quelli che ne abbiamo partecipato. È accogliente come il fuoco del caminetto, rassicurante come una tazza di cioccolata calda, e accarezza l’anima e i ricordi come il pane appena sfornato… 

Io ho avuto la fortuna di leggerlo prima che uscisse, come il resto di collaboratori, ma intendo rileggerlo senza fretta la notte, vicino al caminetto, mentre organizzo il mio Natale e mi riprendo dal via vai della giornata. Invito tutti a leggerlo e a godersi questa meraviglia di numero, ecco il link:

La ricetta di oggi fa parte del mio contributo a questo numero meraviglioso.

Mini donuts integrales de chocolate y jengibre

Ingredientes para 35 unidades:

150 gramos de harina integral
50 gramos de harina de avena
3 cucharaditas de levadura en polvo (Levadura química, Royal)
1 cucharadira de jengibre en polvo
125 gramos de yogur griego
60 gramos de mantequilla derretida
3 cucharadas de azúcar moreno
4 cucharadas de agua
10 cucharadas de leche desnatada
250 gramos de chocolate de cobertura cortado o rallado
50 gramos de jengibre confitado

Preparación:

Mezclar todos los ingredientes  en un bol grande y mezclar sólo lo necesario para que quede todo unido.
Calentar la donutera y proceder según las instrucciones del fabricante.
Poner la mezcla en una manga y rellenar las cavidades de la máquina. Cocer durante 4 minutos.
Dejarlos enfriar sobre una rejilla.
Fundir el chocolate y la mantequilla. Dejar que se temple la mezcla y verterla sobre los mini donuts. Decorar con el jengibre confitado cortado en cubitos.



Ciambelline integrali con cioccolato fondente e zenzero


Per 35 ciambelline

Ingredienti

150 grammi di farina integrale
50 grammi di farina di avena
3 cucchiaini di lievito in polvere
1 cucchiaino di zenzero in polvere
125 grammi di yogurt greco
60 grammi di burro fuso
3 cucchiai di zucchero di canna grezzo
4 cucchiai di acqua
10 cucchiai di latte scremato
200 grammi di cioccolato fondente tagliato a pezzetti
50 grammi di zenzero candito

Preparazione

Mescolare tutti gli ingredienti in una ciotola capiente senza impastare troppo, solo il necessario per amalgamare il tutto. 
Accendere la macchina per ciambelle ed eseguire le istruzioni del fabbricante per la cottura.
Versare l’impasto in un sac à poche e riempire le cavità della macchina. Cuocerle per 4 minuti.
Disporre le ciambelline su una graticella per farle raffreddare.
Fare una glassa sciogliendo il cioccolato insieme al burro. Fare intiepidire.

Quando saranno completamente fredde, versare la glassa sulle ciambelline e decorare col zenzero candito tagliato a tocchetti.