Mostrando entradas con la etiqueta Cocotte. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cocotte. Mostrar todas las entradas

domingo, 27 de octubre de 2013

Sopa cremosa de lentejas con calabaza, zanahoria y jengibre


(Scorrere col mouse per trovare la versione italiana in caratteri blu)

Hola a todos!

Novedad de la semana: Empiezo a escribir mis posts en italiano para mis fans del otro lado del Mediterráneo, porque aunque nuestros idiomas sean parecidos no son iguales y no me cuesta nada evitarles el pelearse con el traductor de Google o similar, que siempre terminan colándote alguna expresión en indio y a veces te impiden llegar al fondo del asunto… Bueno, no es que este blog tenga mucho fondo, pero en fin… Llevaba dándole vueltas un tiempo a la idea, pero el empujón definitivo me lo ha dado Fausta, una de las redactoras de la revista Threef, con la que como ya sabéis ahora colaboro. Gracias por la sugerencia Fausta!

Bueno, a lo que iba, que es la receta de la semana. Estas soperas tan monas las compré pensando en las cenitas de invierno, sobre todo ahora que un par de días a la semana vuelvo a casa después de clase a horas intempestivas y en lo maravilloso que es dejarse preparada una sopa o una crema y poder calentarla directamente en una de  estas monerías e instalarse con ella en el sofá bajo la mantita a terminar el día en santa paz, viendo un ratito de tele arropado con una manta.

El caso es que para este cuadro tan idílico parece que tendré que seguir esperando: He cocinado esta sopa con las ventanas abiertas de par en par y ataviada con un vestido playero de tirantes. El otoño está jugando conmigo al escondite y temo que cuando me encuentre será pulmonía segura.

Pero éste es el tipo de platos que empieza a apetecer en esta época, así que a pesar de que en realidad todavía hace calor, en mi casa queda inaugurada la temporada de las sopas. Aunque haya que tomársela con el aire acondicionado encendido…

Sopa cremosa de lentejas con calabaza, zanahorias y jengibre


Ingredientes:

500 grs de zanahorias
750 grs de calabaza
2 cebolletas
200 grs de lentejas cocidas (Peso en seco: unos 60 gramos)
400 ml de caldo de verduras
1 trozo de jengibre de 10-15 gramos, al gusto
Sal
AOVE


Preparación:

Cocer las lentejas en abundante agua salada y reservar.
Cortar en juliana las cebolletas y en taquitos las zanahorias. Dorarlas con poco aceite en una olla lo bastante grande como para contener la sopa a fuego medio hasta que se vuelvan tiernas y transparentes. Apartar del fuego y reservar una parte de las verduras en un platito aparte para la presentación.
Pelar y cortar la calabaza en rodajas finas y asarla en el horno a 200º durante 30-35 minutos, hasta que estén muy tiernas y doradas. Hacer un puré con ellas, preferentemente con tenedor o estribo, no con robot, para que la sopa nos quede con una textura más bien rústica.
A la olla donde hemos dorado las verduras incorporamos el caldo de verduras, el trozo de jengibre rallado, la sal, el puré de calabaza y las lentejas, de las cuales también reservaremos un par de cucharadas para la presentación.

Damos un hervor a todo el conjunto durante unos cinco minutos para que se mezclen los sabores, removemos suavemente  y servimos, colocando sobre la sopa un montoncito de lentejas y otro de verduras.

Que tengáis buen lunes, aunque la expresión en sí es una contradicción en los términos… Yo estoy a tope de “deberes” en la escuela y además preparando Halloween a marchas forzadas. Tengo el disfraz de mi princesa, que este año irá a hacer “truco o trato” vestida de esqueleto, pero yo no tengo disfraz… Me tocará ir vestida de bruja… O sea, como todos los días pero con más maquillaje jajajajajaja!!!!!
Atentos porque en un par de días habrá un post muy especial para celebrar Halloween.
Feliz semana!

Ciao tutti!

La novità di questa settimana: Inizio a pubblicare in italiano per coloro che mi leggono dall’altra parte del Mediterraneo, perché anche se le nostre lingue sono molto simili non sono proprio uguali e a me non costa niente risparmiarvi qualche lite col traduttore di Google o roba del genere, che alla fine va sempre a finire che ti piazzano da qualche parte una cavolata che ti suona a indiano e non capisci il senso del discorso... Beh, non è che qui ci sia tanto da capire ma, insomma, io, nel mio piccolo... Era tempo che questa idea mi frullava per la testa, ma la spinta decisiva me l’ha data Fausta, della redazione di Threef, la rivista con la quale, come ormai sapete, collaboro. Grazie del suggerimento, Fausta!
Cari lettori, vi prego di essere miti. Faccio questo piccolo sforzo per agevolarvi ma ricordatevi che non sono Umberto Eco!

Ma veniamo al dunque, cioè, la ricetta della settimana. Queste zuppiere così carine le comprai pensando alle cenette invernali, soprattutto adesso che un paio di giorni a settimana torno a casa dopo la scuola a ore indecenti, e immaginando come sarà bello prepararmi in anticipo una zuppa o una crema da riscaldare direttamente dentro a una di queste chicche e sdraiarmi sulla poltrona per finire la giornata in santa pace, guardando un po’ la tv sotto una coperta.

Ma la cosa è che questo sogno per ora non si puo avverare: Ho cucinato questa zuppa con le finestre spalancate e indossando un vestitino con le bretelle. L’autunno stà giocando con me a nascondino e temo che quando mi beccherà sarà polmonite sicura.
Ma è di questi piatti che abbiamo voglia in questi giorni, quindi malgrado il caldo, a casa mia inizia la stagione delle zuppe. Anche se per ora dobbiamo mangiarle con l’aria condizionata accesa… 

Zuppa cremosa di lenticchie con zucca, carote e zenzero


Ingredienti:

500 grammi di carote
750 grammi di zucca gialla
2 cipollotti
60 grammi di lenticchie secche (Diventano circa 200 grammi una volta cotte)
400 ml di brodo di verdure
1 pezzo di zenzero di 10-15 grammi, al gusto
Sale
Olio evo

Preparazione:

Cuocere le lenticchie in abbondante acqua salata. Mettere da parte.
Tagliare i cipollotti a rondelle e le carote a tocchetti. Farli rosolare con poco olio in una pentola abbastanza capiente per contenere la zuppa a fiamma media, fino a farli diventare teneri e trasparenti. Spegnere e mettere da parte un po’ di queste verdure per la finitura.
Sbucciare e tagliare a rondelle la zucca. Infornarla a 200º per 30-35 minuti e schiacciarla fino ad ottenere una purea, meglio con la forchetta o lo schiacciapatate, non col frullatore, in modo da ottenere una crema piùttosto rustica.
Alla pentola  on le verdure aggiungiamo il brodo, lo zenzero grattugiato, il sale, la purea di zucca e le lenticchie. Anche di queste metteremo da parte un paio di cucchiai per la finitura.
Portiamo a bollore l’insieme per 5 minuti affincché i sapori si uniscano, mescoliamo in maniera delicata e serviamo la zuppa con sopra un mucchietto di lenticchie e un'altro di verdurine.

Vi auguro un bel lunedì, anche se a dire il vero l’espressione “buon lunedì” è una contraddizione nei termini... Io avrei un sacco di “compiti” a scuola e stò facendo una corsa per prepararci per Halloween. Avrei il costume della mia principessa, che quest’anno andrà a fare dolcetto o scherzetto vestita da scheletro ma io non ho ancora il mio costume... Vuol dire che mi vestirò da strega... Cioè, come al solito ma più truccata ha ha ha ha ha!!!!
Attenti perché in un paio di giorni ci sarà un post molto speciale su Halloween.
Buona settimana! 



lunes, 21 de enero de 2013

Estofado de cerdo con calabaza


Seguimos con recetas sanas que nos ayuden a sentirnos mejor después de los excesos navideños pero que al mismo tiempo nos dejen la pancita llena y reconfortada.

Aprovecho para contaros lo que para mí es una gran novedad: Tengo cámara de fotos. Mi primera Reflex. Estoy absolutamente emocionada con ella y aún no tengo ni idea de manejarla, pero me voy a lanzar a experimentar y a partir de la semana que viene las fotos que veréis serán las que haga con ella. Sed benévolos por favor!

Así que os dejo con esta receta y con las que puede que sean las últimas fotos de i phone que veréis por aquí.
 
 
ESTOFADO DE CERDO CON CALABAZA
 
Ingredientes:
 
2 cucharadas de harina
1/2 cucharadita de cayenas secas picadas (Optativo)
1 kg de carne de cerdo cortada en dados
6 cucharadas de AOVE
1 cebolla cortada en juliana
1 diente de ajo en láminas
2 zanahorias peladas y cortadas en trozos gruesos
1 calabaza de 1 kg aprox., pelada y cortada en dados
300 ml de caldo de ave
3 cucharadas de mermelada de melocotón
2 cucharadas de cilantro fresco picado
Sal y pimienta

Preparación:

Precalentar el horno a 150º
Mezclar la harina con las cayenas, sal y pimienta, y rebozar la carne con esta mezcla.
Dorar la carne en la cocotte con el aceite en dos o tres tandas.
En la misma cocotte, dorar la cebolla y el ajo, añadiendo un poco más aceite si fuera necesario. Colocar de nuevo la carne en la cocotte y añadir las zanahorias y el caldo. Cubrir y llevar al horno durante 2 horas. Pasado ese tiempo sacar la cocotte del horno, añadir la calabaza, volver a cubrir y llevar al horno durante otros 30 minutos. Sacar del horno, incorporar la mermelada de melocotón y remover. Servir muy caliente con algunas hojitas de cilantro fresco por encima.

Fuente: Bonne Maman, The Seasonal Cookbook



domingo, 14 de octubre de 2012

Chili express al cacao



Por fin empiezan a bajar las temperaturas y ya apetecen los platos calentitos como éste, verdad?

Un chili rápido de hacer y con un punto diferente proporcionado por el cacao.

Ingredientes:

500 grs de carne de ternera picada
1 cebolla grande cortada en juliana
AOVE
100 ml de tomate natural triturado
100 ml de tomate natural troceado
400 grs de alubias negras cocidas
125 grs de zanahoria rallada
250 ml de caldo de carne o de ave
1 cucharadita de salsa Worcestershire
Sal
Pimienta negra recién molida
2 cucharaditas de chile seco picado muy fino
1 cucharada sopera de cacao puro tamizado


Preparación:Dorar la cebolla en muy poco aceite, añadir la carne y dorar ésta también. Retirar el exceso de líquido y añadir todos los demás ingredientes. Remover cuidadosamente, llevar a ebullición, bajar el fuego y cocer tapado durante 15 minutos.
Se puede servir en cazuelitas pequeñas espolvoreándolas de queso Cheddar y gratinándolas durante un par de minutos en el horno para que el queso se funda.

lunes, 14 de mayo de 2012

Daring Cooks Mayo 2012: Boeuf Bourguignon


Our May 2012 Daring Cooks’ hostess was Fabi of fabsfood. Fabi challenged us to make Boeuf Bourguignon, a classic French stew originating from the Burgundy region of France.

Un momento… Ha dicho Fabi de fabsfood? Pero si soy yo!!!
Sí, este mes me he embarcado en la locura de ser la anfitriona de un reto de las Daring Cooks.
Había colaborado en otras ocasiones con The Daring Kitchen con artículos y recetas, pero esta vez mi participación ha sido mucho más intensa: Aparte de la preparación de la receta con todo lo que implica, incluyendo encontrar una versión vegetariana del plato  que no fuera un sucedáneo sin más, ha sido un mes de intercambio de información y opiniones con gente de todo el mundo acerca de este plato que es uno de mis favoritos. Me he sentido como si tuviera un consultorio o algo así, contestando cada día a las preguntas y dudas que surgían y comentando los Boeufs Bourguignon que ha hecho la gente, algunos ortodoxos, otros super originales (Hay incluso una versión con carne de canguro hecha por Audax Artifex) No dejéis de ver el slide aquí y lo comprobaréis.
 Así que aunque ya publiqué esta receta en una ocasión anterior (Aquí el post) estoy contenta de compartirlo hoy de nuevo con vosotros de una manera más completa, con más fotografías y unas explicaciones más detalladas. Espero que os guste y os animéis a probarlo, es un plato que requiere mucho tiempo de preparación pero la recompensa hace que merezca la pena cada gota de sudor. Así que os dejo con la receta. Bon appetit!
BOEUF BOURGUIGNON

Ingredientes para 6 personas:


200 grs de bacon
Aceite de oliva
1,5 kg de carne de buey o ternera, cortada en tacos de 3-5 cm, limpios de grasa.
Sal
Pimienta
3 cucharadas de harina
750 ml de vino tinto
1 zanahoria grande cortada en rodajas gruesas
1 cebolla cortada en juliana
500 ml de caldo de carne
1 cucharada de pasta de tomate o tomate triturado
2 dientes de ajo triturados
½ cucharadita de hojas de tomillo fresco
1 hoja de laurel
La corteza del bacon, blanqueada
18-24 cebollitas francesas, braseadas en caldo
½ kg de champiñones salteados en mantequilla
Preparación:

1. Quitar la corteza al bacon y cortar éste en lardons (Tiritas de 1,5-2 cm longitud y 1/2cm de grosor) Poner todo al fuego en una olla con agua, llevar a ebullición y dejar a fuego suave 10 minutos. Escurrir bien y secar con papel de cocina.


2. Secar cuidadosamente la carne con papel de cocina


3. Precalentar el horno a 230ºC.
4. Calentar una cucharada de aceite en una cocotte y saltear el bacon 2-3 minutos hasta que esté dorado. Retirar y reservar.
5. Dorar la carne en la misma cocotte, en dos o tres tandas si es necesario, para que se dore por igual. Añadir algo de aceite si fuera necesario, la carne tiene que quedar hecha por fuera, pero no quemarse. Retirar y reservar.



6. Añadiendo algo más de aceite a la misma cocotte, rehogar la zanahoria y la cebolla. Retirar y reservar.




7. Volver a poner la carne y el bacon en la cocotte. Salpimentar, añadir la harina y remover.




 8. Poner la cocotte sin tapa en el centro del horno y dejarla durante 4 minutos. Esto hará que la carne forme una pequeña costra y la hará más apetitosa. Pasado este tiempo, retiramos la cocotte del horno y bajamos la temperatura a 200ºC.

9. Sacar la cocotte del horno e incorporar: El vino, el caldo, el tomate concentrado, los dientes de ajo pelados y triturados, el tomillo, la hoja de laurel y la corteza del bacon.
 

10. Poner la cocotte al fuego y llevar a ebullición. En este momento el aspecto del contenido de la olla no es muy atractivo (Por no decir algo peor) pero no os desaniméis: Después de 3-4 horas en el horno, su aroma y su color serán indescriptibles.


11. Poner la tapa a la cocotte y llevar al horno, colocándola en la parte baja y comprobar que está a la temperatura adecuada pasados unos minutos. Recordad que hemos precalentado a 200ºC, pero tenemos que asegurarnos de que la temperatura no es excesiva para que no se pierdan demasiados líquidos. Tenemos que conseguir el punto “chup-chup.” Ya me entendéis. Una vez que nos hemos asegurado de que la temperatura es correcta, nos podemos despreocupar del horno un par de horas y aprovechamos para realizar el resto de preparaciones. En total tiene que cocinarse durante 3-4 horas.



12. Preparamos las cebollitas. En una sartén ponemos unos 20 grs de mantequilla e incorporamos las cebollitas. Salteamos hasta que estén doradas. Añadimos caldo de carne hasta cubrirlas casi completamente y llevamos a ebullición. Dejaremos que cuezan a fuego suave durante 20-25 minutos, o hasta que el caldo se haya consumido casi en su totalidad. Tienen que quedar tiernas pero al mismo tiempo deben conservar su forma. Retirar del fuego y reservar.

13. Ahora preparamos los champiñones: Los lavamos, los cortamos en cuartos y los salteamos en 50 grs de mantequilla hasta que estén dorados. Reservamos.



14. Cuando la carne lleve dos horas en el horno comprobaremos que no le falte líquido (Si es así podemos añadir algo más de caldo) y la dejaremos cocer 1-2 horas más dependiendo de nuestro criterio. Buscamos que quede muy tierna pero no reducida a puré, de modo que si pasadas dos horas la vemos muy entera, la dejaremos dos horas más, de lo contrario la dejaremos sólo una hora más. Cuando la carne ya esté lista sacaremos la cocotte del horno y volcaremos todo su contenido sobre una olla o bol metálico cubierto con un colador de malla fina. Lavamos la cocotte y volvemos a poner dentro el estofado. En este momento incorporamos también las cebollitas y los champiñones.


15. Desgrasamos la salsa y la incorporamos a la cocotte. La salsa tiene que estar lo bastante espesa como para cubrir el dorso de una cuchara o espátula. Si está muy líquida la llevaremos al fuego unos minutos para que reduzca. Si por el contrario está muy espesa podemos aligerarla con algo de caldo.
16. Volver a poner la cocotte al fuego y calentar durante 2-3 minutos. Para servir, colocar unas hojitas de perejil fresco por encima del plato. Acompañar con patatas asadas o cocidas, con arroz blanco o incluso con pasta “in bianco”. 
  

Conservación/Congelación:


Se pueden conservar las sobras en el frigorífico durante 2 ó 3 días, o congelarlas hasta 3 meses.
 Notas:

1. Esta receta da lo mejor de sí misma preparada en cocotte, pero si no disponemos de una, podemos utilizar una pyrex o un recipiente de barro con tapa, y si no tenemos tapa también es posible improvisar una con papel aluminio doble que ataremos fuertemente con bramante a los bordes del recipiente para evitar la evaporación excesiva de líquidos.

2. Lo confieso: A veces me salto el paso de desgrasar la salsa y lavar la cocotte. Al hervir el bacon antes de cocinarlo, al eliminar toda la grasa de la carne y si dosificamos el aceite y utilizamos caldo de carne ya desgrasado, la salsa no contendrá mucha grasa.
3. Hay quien le añade al Boeuf Bourguignon 10 minutos antes de servirlo un par de cucharadas de beurre manié (Una pasta hecha con harina y mantequilla en una proporción de 1/1) para espesar la salsa y hacerla más brillante. A mí me gusta la salsa tal y como queda después de la cocción en el horno y para mi gusto la consistencia y color son perfectos. Es más, nunca se me ha dado el caso de tener que llevar la salsa nuevamente al fuego para que reduzca. Pero lo explico por si alguien lo ha oído y quiere probar esta posibilidad.



BOEUF BOURGUIGNON VEGETARIANO




Ingredientes para 6 personas:

2 zanahorias cortadas en rodajas gruesas
1 cebolla cortada en juliana
18-24 cebollitas francesas
1/2kg de champiñones lavados y cortados en cuartos
3 dientes de ajo pelados y triturados
Pimienta negra
Aceite de oliva
 ½  kg/de tofu (También puede usarse seitán) cortado en taquitos
3 cucharadas de harina

Preparación:
1. Saltear el tofu con unas gotas de aceite de oliva hasta que se dore. Retirar de la cocotte y reservar.





2. Preparar las cebollitas: En una sartén ponemos unos 20 grs de mantequilla e incorporamos las cebollitas. Salteamos hasta que estén doradas. Añadimos caldo de carne hasta cubrirlas casi completamente y llevamos a ebullición. Dejaremos que cuezan a fuego suave durante 20-25 minutos, o hasta que el caldo se haya consumido casi en su totalidad. Tienen que quedar tiernas pero al mismo tiempo deben conservar su forma. Retirar del fuego y reservar.

3. Preparamos los champiñones: Los lavamos, los cortamos en cuartos y los salteamos en 50 grs de mantequilla hasta que estén dorados. Reservamos.

4. Saltear en la cocotte la cebolla y la zanahoria durante 3-4 minutos. Incorporar la harina y tostarla, removiendo para que no se queme, hasta que la cebolla y la zanahoria tengan una ligera costra.


5. Añadir el ajo, el tomillo, la hoja de laurel, la pimienta, el caldo y el vino. Remover para mezclar todo, llevar a ebullición y dejar que cueza a fuego medio durante 20 minutos, o hasta que la salsa comience a espesar.

6. Incorporar las cebollitas, el tofu y los champiñones. Cocinar durante un par de minutos más.

7. Servir con unas hojitas de perejil fresco por encima.

Conservación/Congelación: Se pueden conservar los restos durante 3-4 días en el frigorífico. No es aconsejable congelar. 

 Links de interés:

Julia Child preparando Boeuf Bourguignon (http://www.youtube.com/watch?v=PrnXvE9Fqdo)



Boeuf Bourguignon de Jamie Oliver(
http://www.jamieoliver.com/recipes/beef-recipes/boeuf-bourguignon)


Boeuf Bourguignon de Gordon Ramsay (
http://www.bbcgoodfood.com/recipes/426620/gordons-boeuf-bourguignon)

Bibliografía:


“Mastering the art of French Cooking”, Julia Child.
"On Food and Cooking”, Harold McGee

lunes, 13 de febrero de 2012

Carbonnade à la flamande - Estofado de carne con cerveza negra



Esta es una receta tradicional de la gastronomía belga y que hace tiempo dio el salto a la gastronomía francesa.
La versión que presento en esta ocasión es la de Nigella Lawson, de su libro “Kitchen”, que desde hace casi un año es uno de mis libros de cabecera. Me gusta su manera de cocinar y de explicar los platos, y su manera de aportarles un toque personal sin desvirtuarlos demasiado.
Comparada con la versión de Julia Child, la de Nigella es más sabrosa y especiada. Incorpora taquitos de bacon, más cantidad de tomillo que la receta de Julia y le añade un toque de allspice que le da un matiz muy especial. Por mi gusto no hubiera elegido el morcillo, que es lo que indica Nigella (Julia Child habla de tapa o babilla), no es un corte especialmente tierno, pero con la cocción en cocotte dentro del horno la carne se deshace en hebras al cortarla. El sabor final, al igual que ocurre con el Boeuf Bourguignon, no es alcohólico gracias a la cocción prolongada. Es un juego de equilibrio entre todos los matices que aportan los ingredientes: Lo amargo de la cerveza y lo fuerte de la mostaza se compensan con el azúcar moreno y las especias, mientras que el caldo y el laurel le aportan el toque tradicional. Y sin más preámbulos, la receta.

Carbonnade à la flamande – Estofado con cerveza negra

Ingredientes para 8 personas:

250 grs de bacon
4 cebollas
2 cucharaditas de allspice
2 cucharaditas de tomillo picado (Nigella lo utiliza seco, a mí me gusta más el fresco)
1,5 kg de morcillo cortado en tacos
50 grs de harina
3-4 tazas de caldo de carne
4 cucharaditas de mostaza en grano
3 cucharadas de azúcar moreno
600 ml de cerveza negra
4 hojas de laurel
Sal en escamas
Pimienta negra recién molida
AOVE

Preparación:

Precalentar el horno a 150º-
Dorar el bacon en la cocotte. Retirar y reservar.
Añadir a la cocotte un par de cucharadas de aceite y dorar la carne, que antes habremos secado cuidadosamente con papel de cocina. Sacar la carne de la cocotte y reservar.
Siempre en la cocotte, dorar muy bien la cebolla cortada en juliana. Cuando esté lista, incorporar a la cocotte el bacon y la carne. Añadir la harina y remover continuamente con una espátula de silicona mientras se cuece la harina.
Mezclar en una jarra el caldo, la cerveza, el azúcar y la mostaza. Volcar la mezcla sobre la cocotte y añadirle el tomillo picado y las hojas de laurel. Salpimentar. Llevar a ebullición removiendo para que se mezcle todo bien y en cuanto rompa el hervor apartar del fuego, tapar la cocotte y llevarla al horno. Cocinar tapado durante 3 horas.
Dicen que este plato conviene prepararlo la víspera, conservarlo en frío y calentarlo en el momento de servir. Yo no he esperado y está increíble tomado el mismo día con 4 horas de reposo. Como dice la propia Nigella, la paciencia es una virtud sobrevalorada.
Espero que lo probéis y lo disfrutéis como yo.
Ah! Y por supuesto, se acompaña con un buen pan casero para mojar la salsa que es una locura... Y con cerveza negra.

martes, 3 de enero de 2012

Estofado de alubias con calabaza


Feliz 2012 a todos!

Para empezar el año os traigo un plato reconfortante para los días de frío pero a la vez ligero, para recuperarnos un poco de los excesos navideños y hacer sitio para el roscón.
La receta es del número de otoño de 2010 de Sweet Paul Magazine, una publicación que descubrí gracias a Tengo un horno y sé cómo usarlo, un blog fantástico que no podéis perderos.
En cuanto a Sweet Paul (Su verdadero nombre es Paul Lowe), estoy absolutamente enamorada de este hombre y de sus publicaciones, que me leo y releo continuamente porque están llenas de buenas ideas y recetas como ésta, cuya autora es Ann West y aparece en la categoría que Paul llama “My happy dish.” Desde luego, la definición le viene a este plato como anillo al dedo. Es sencillo, delicioso, y una manera buenísima de hacer que los niños se aficionen a las legumbres... Y de hacer felices a las mamis que ven cómo sus hijos se comen las alubias sin rechistar!

Ingredientes para 4 personas:

500 grs de alubias blancas, puestas a remojo la víspera
De 1 a 1,5 de caldo de ave o de verduras
500 grs de calabaza (peso neto, ya pelada y sin semillas) cortada en cubos de 1,5-2cm aprox.
4 lonchas de bacon
1 puerro
1 cebolla
1 diente de ajo pelado y triturado
AOVE
200 ml de vino blanco seco
1 cucharada sopera de mermelada de melocotón
4 tomates maduros pelados, despepitados y troceados
Sal
Pimienta negra
Perejil picado
6 ramitas de tomillo fresco

Preparación:

Cocer las alubias en el caldo durante 45 minutos o hasta que estén tiernas.
Aparte, saltear el bacon cortado en tiritas, la cebolla, el ajo y el puerro con un hilo de aceite hasta que esté todo dorado. Incorporar la calabaza y seguir salteando unos 5 minutos, lo justo para que la calabaza empiece a ablandarse. Añadimos el vino y dejamos evaporar. A continuación, incorporamos la mermelada de melocotón, los tomates, las hojitas de tomillo (reservando algo para decorar), removemos un poco para que se mezcle todo y por último añadimos las alubias con su caldo de cocción. Si vemos que es poco líquido añadimos un poco para que quede todo cubierto.
Dejamos cocer tapado a fuego medio durante unos 15-20 minutos, hasta que la calabaza esté tierna pero no deshecha. Por último apagamos el fuego, destapamos y dejamos cocer otros 5 minutos aprovechando el calor residual.
Para servir, espolvorear con perejil picado y algún tallo y hojitas de tomillo.
Importante: Asegurarse de que hay pan en abundancia para todos los comensales. El caldo no tiene desperdicio!

jueves, 15 de diciembre de 2011

Pierna de cordero rellena de higos y queso Feta en cocotte



Hoy os traigo un plato digno de una mesa de fiesta, ideal para las fechas que se avecinan.


Al igual que el primer plato que os recomendé en el post anterior, tiene la gran ventaja de que lo podéis dejar preparado con antelación y se hace casi solo. Una vez que todos los ingredientes están en la cocotte y lo llevamos al horno, podemos dedicarnos a seguir preparando todo para nuestros invitados. O tomar un baño de burbujas mientras el horno y la cocotte trabajan por nosotros.


Si sois entusiastas del cordero como plato fuerte en Navidad y queréis probar una opción diferente del típico cordero asado consigo mismo, os recomiendo esta receta de inspiración griega, de sabor muy particular y textura increíble.
La cocción en cocotte deja la carne tan tierna que se deshace en hebras. Los higos en el relleno equilibran perfectamente la sal del queso Feta, y las hierbas le dan un aroma incomparable, muy especial pero delicado. Y la salsa, aunque a priori pudiera parecer fuerte, con la cocción tan prolongada queda perfecta, no se nota en ningún momento el sabor al vino, ni mucho menos al vinagre. Es un plato con carácter y os recomiendo que seáis valientes para probarlo, se sale de lo convencional pero el resultado es espectacular. Probad a servirlo con unas cebollitas confitadas y unas patatas asadas con romero y el éxito está asegurado.




Ingredientes:



8 higos secos cortados en cubitos de ½ cm
200 grs de queso Feta, cortado igual que los higos
2 dientes de ajo picados muy finos
4 cucharadas de cilantro picado muy fino
2 cucharadas de menta fresca picada muy fina
1 pierna de cordero de 1,5 kg de peso aprox., deshuesada
12 hojas de laurel
2 cucharadas de AOVE
4 cebollas cortadas en juliana
100 ml de vinagre balsámico de Módena
300 ml de vino tinto (yo usé un buen reserva Ribera del Duero)
2 cucharadas de miel






Preparación:



Primero haremos el relleno.
Mezclamos los higos, el queso Feta, el ajo y las hierbas. Lo trabajamos con las manos hasta que tengamos una pasta con la que rellenaremos el cordero. Lo ataremos muy bien, deslizaremos por debajo del bramante las hojas de laurel, y sazonaremos la pierna.
A continuación la marcaremos por todos sus lados en la cocotte donde previamente habremos calentado el aceite. Retiramos la pierna y la reservamos.
Ponemos la cebolla en la cocotte donde hemos dorado la carne y la doramos bien. Volvemos a poner la pierna dentro de la cocotte y cocinamos todo junto durante unos 10 minutos, removiendo para que la cebolla no se queme.
Incorporamos a la cocotte el vinagre, el vino y la miel y giramos un par de veces la pierna sobre sí misma para que se mezcle todo con los jugos de la cebolla y de la carne. Lo dejamos burbujear 5 minutos y retiramos del fuego.
Tapamos la cocotte y la llevamos al horno, que habremos encendido 5 minutos antes (no conviene que esté demasiado caliente) poniéndolo a 200ºC. Dejamos cocer durante una hora y media. Durante ese tiempo abriremos el horno un par de veces y regaremos la carne por encima con el caldo.
Pasado ese tiempo, quitamos la tapa a la cocotte y dejamos cocer media hora más, o hasta que la carne esté dorada por encima.
Retiramos la pierna de la cocotte, la envolvemos en una hoja de aluminio y la dejamos reposar durante 15 minutos antes de servir.
Si el caldo hubiese quedado muy líquido, lo ponemos al fuego y lo llevamos a ebullición, dejándolo cocer 2-3 minutos hasta que reduzca.




Fuente: Good food - 101 Slow-Cooking recipes




Otros posibles segundos platos que os recomiendo para estas fechas:




Boeuf Bourguignon




Pollo estofado con albaricoques




Secreto ibérico con reducción de Pedro Ximénez





domingo, 11 de diciembre de 2011

Crema de patatas asadas al romero con puerros y castañas





Empiezo a traeros propuestas para las comidas y cenas especiales de estos días, y por supuesto comienzo con los primeros.

Por qué empezar con una crema? Porque se pueden dejar hechas con unas horas de antelación, calentándolas en el momento de servir y permitiéndonos ganar tiempo para poner la mesa y arreglarnos antes de que lleguen los invitados, evitando así el temido momento en el que suena el timbre y palidecemos de terror al tiempo que exclamamos: “Y yo con estos pelos!”


Ingredientes para 4 personas:

4 patatas grandes
4 ramitas de romero
100 grs de castañas cocidas
1 puerro grande (sólo la parte blanca)
1 cebolla pequeña
Sal fina
Flor de sal
Sal en escamas
Pimienta negra recién molida
AOVE
4 tazas de caldo de ave o de verduras
200 ml de nata o crème fraîche (Reservaremos dos cucharaditas para decorar)

Preparación:


Lavar, pelar y cortar las patatas en trozos pequeños. Ponerlas en una bandeja de horno junto con los tallos de puerro cortados a lo largo y la cebolla en cuartos. Rociar con AOVE y flor de sal, colocar por encima el romero y hornear durante 25-30 minutos o hasta que las patatas estén tiernas. Sacar del horno y retirar el romero.
Poner el caldo en una olla y añadir las patatas, el puerro y la cebolla. Incorporar las castañas y la nata y triturar con batidora de mano.
Probar de sal. Salpimentar a gusto. Llevar a ebullición y bajar el fuego. Dejarlo cocer durante unos 10 minutos.
Servir acompañado de croûtons, una ramita de romero, un par de cordones de nata, aceite y sal en escamas.

Fuente: Sweet Paul Magazine, otoño 2010.

Otras cremas con las que empezar una comida o una cena sencilla y a la vez especial:








martes, 18 de octubre de 2011

Whole Kitchen propuesta salada octubre 2011: Goulash



Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de octubre nos invita a preparar un clásico de la cocina húngara: Gulash




Ingredientes para 6 personas:

900 grs de carne de ternera para guisar
400 grs de cebollas
30 ml (2 cucharadas) de aceite
1 diente de ajo
5 ml (1 cucharadita) de semillas de alcaravea
15 ml (1 cucharada) de pimentón de la Vera
15 ml (1 cucharada) de harina
400 grs de tomates pelados. (Pueden ser de lata)
1/4 de litro de caldo
Sal y pimienta (mejor negra y recién molida)
De 45 a 60 ml (3 ó 4 cucharadas) de nata agria
2-3 zanahorias grandes
4-6 patatas grandes (Ni las zanahorias ni las patatas están en la receta original, es gusto personal mío)

Preparación:

Limpiar la carne con un paño húmedo y quitar el gordo. Cortarla en dados. Secarlos con papel de cocina. Pelar y cortar la cebolla y las zanahorias en rodajas. Calentar el horno a 150 grados C. (bajo). Calentar el aceite en una cazuela a fuego vivo, hasta que empiece a humear. Incorporar la carne por partes y dorarla por todos los lados dando vueltas. Sacar la carne de la cazuela con una espumadera, ponerla en un plato y conservarla al calor. Bajar el fuego, echar las cebollas y las zanahorias a la cazuela y freírlas con poco fuego durante 8 ó 10 minutos hasta que estén blandas y doradas, dándoles una vuelta de vez en cuando. Pelar el ajo y picarlo. Machacar la alcaravea en el mortero.
Añadir a las cebollas la alcaravea. Apartar la cazuela del fuego echar el pimentón y la harina. Volver la cazuela al fuego durante 1 ó 2 minutos, removiendo continuamente. Echar a la cazuela los tomates con su líquido, el caldo y salpimentar al gusto; mezclar bien y llevar a ebullición, Añadir la carne a la cazuela tapar bien y guisar despacio a fuego muy bajo o en el horno durante 2 horas o hasta que este tierna, dando una vuelta de en cuando. Cuando le falten veinte minutos, añadir las patatas cortadas en trozos grandes. Antes de servir, desengrasar con una espumadera, con rebanada de pan o con papel de cocina.
Y aunque no está en la receta original yo le puse un poquito de cebollino picado por encima de la nata agria y para mi gusto quedó riquísimo. No os pongo foto de cómo queda todo mezclado con el guiso en cada plato porque el aspecto no es muy fotogénico pero es un bocado exquisito, para no parar de mojar pan.

domingo, 16 de octubre de 2011

Día mundial del pan 2011: Pan con tomates secos y olivas negras




Hoy es el día mundial del pan y más que aportar una receta me gustaría traer una recomendación: hagamos pan en casa. Es mucho más sano, más sabroso y muy divertido para los peques de la casa. Como veréis mi pinche de cocina se lo pasa genial ayudando a preparar el pan y siempre hace su hogaza pequeñita aparte. Es maravilloso ver con qué ilusión espera que salga su panecillo del horno y cómo le cuesta esperar a que se enfríe lo suficiente para comérselo. Lo enseña muy orgullosa y no lo comparte!
En las fotos, un pan express de tomates secos y olivas negras.




Ingredientes:

305 gr. de harina de fuerza
175 ml. de agua
20 ml de aceite de oliva
15 gr. de levadura fresca
1 cdta de sal
50 grs de tomates secos en trozos pequeños
50 grs de olivas negras picadas finas



Preparación:

Ponemos la harina y la sal en un bol y deshacemos sobre ella la levadura. Añadimos el agua y el aceite y amasamos hasta tener una masa firme, elástica y manejable, unos 10 minutos. Añadimos los trocitos de tomates y olivas y la trabajamos un poco más, lo justo para que se incorporen los trocitos.
Pasamos la masa a la superficie de trabajo espolvoreada de harina, una vez aquí, la amasamos ligeramente hasta conseguir hacer una bola redonda.
Pincelamos la masa con aceite de oliva y la espolvoreamos con harina, le hacemos unos cortes y la pasamos al molde, untado con un poco de aceite.
Llevamos al horno sin precalentar a 220º durante 40 minutos.



Y aquí el pan de mi princesa, que se comió en un abrir y cerrar de ojos.