miércoles, 14 de septiembre de 2011

Tarta otoñal de sidra y manzanas y AIG 2011

"Ésta es una tarta solemne. Se toma su tiempo pero nunca llega tarde, y odia la mermelada comprada. Siempre se acuerda de tu cumpleaños, y sus regalos vienen envueltos con cinta de verdad. Paciente y sabia, esta tarta es como un cálido chal que te protege contra el mordisco del viento y el final del año."
-Harry Eastwood-


De esta manera tan original presenta Harry Eastwood este cake en su libro "Red Velvet and chocolate heartache." Con esta receta calmo un poco mis ganas de otoño, un otoño que espero con ansia, que yo sé que quiere llegar, pero el verano obstinado que nos ha tocado este año no se resigna a marcharse y no le deja instalarse.

Tuve la suerte de recibir este maravilloso libro de manos de
Mariví el año pasado. Ella fue mi AIG y fue una suerte inmensa porque aunque está un poquito lejos (en Liverpool) siento que con ella he ganado una amiga, ella es cálida, cercana, en fin, se hace quere al instante. Desde aquí un beso muy grande, Mariví.

Y después de tan maravillosa experiencia con la edición del 2010, he decidido participar también en la edición de este año. La organizadora es Jo, una bilbaína que vive en Londres, a la que estoy descubriendo gracias a esto del AIG. Podéis consultar las bases del AIG 2011 en este post de su blog
"Mis recetas bordadas"



El logo se lo debemos a la maravillosa Carol, de designwithlove.es


Volviendo a la receta de hoy: Hasta el día en que preparé este cake no había hecho más que leer una y otra vez el libro comiéndomelo con los ojos, y aunque estaba deseando hacer alguna de las muchas recetas que he señalado, no había encontrado la ocasión.

Esta la he tenido que tunear porque lleva un ingrediente que me resulta muy difícil de conseguir: la chirivía. Y aunque no tenga nada que ver, la he sustituido por calabacín, una verdura que ella emplea en otros cakes del libro, y el resultado ha sido fantástico.

Harry Eastwood cree que comer un trozo de tarta rica cuando a uno le apetece es un derecho inalienable del ser humano, pero que hay que buscar la forma de prepararlas sin engordar y sin renunciar a un sabor y una textura apetitosas. Para ello sustituye la harina de trigo por la de arroz y la almendra molida, y añade verduras ralladas para dar color, aroma y humedad a sus cakes. Con un trozo te quedas satisfecho y no te zampas 2.000 calorías por porción, lo que es muy de agradecer si queremos cuidar un poco la línea.

Aún me quedan muchas recetas por experimentar de este libro, y estoy deseando ponerme a ello porque el resultado de la primera me ha encantado. Es un cake super jugoso que en la textura recuerda un poco a los steam puddings que me gustan tanto, y su aroma evoca el de los dulces navideños como las galletas de jengibre o el pain d'épices. En resumen, estoy encantada con él y os lo recomiendo sin dudarlo. Feliz Otoño y feliz vuelta al cole para todos.

Ingredientes:

1 manzana mediana (260 grs en bruto)
½ limón
3 huevos medianos
180 grs de azúcar caster
150 grs de harina de arroz
150 grs de harina de almendra
2 cucharaditas de levadura química (Royal)
1 cucharadita de mix spice (mezcla de especias, normalmente clavo, canela, jengibre, pimienta, nuez moscada, etc.) Mi botecito también fue regalo de Mariví.
1 cucharadita de jengibre rallado
¼ de cucharadita de sal
200 grs de chirivía rallada en el momento de usar (yo no encontré y usé calabacín)
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 manzana pequeña
Zumo de medio limón
Azúcar glace para espolvorear

Preparación:

Precalentar el horno a 200º.
Engrasar y forrar un molde alto de 20 cm de diámetro. Es perfecto el molde del que hablaba Bea en este post.
Yo, como ella, no he conseguido hacer un bizcocho decente para layer cake con este molde, pero sí me viene super bien para recetas como ésta, que más que cake es como un pudding, y también para brioches o incluso panettone.
Pelar, despepitar y cortar la manzana en cuadraditos de 1 cm aprox. Rociarla con zumo de limón para que no se oxide y reservar.
Cortamos 3 rodajas lo más finas posible de la parte central de la manzana pequeña, cuidando de que sea la parte que tiene semillas porque queda mucho más bonita la presentación. Rociamos las rodajas por ambos lados con zumo de limón y reservamos.
En un bol batimos los huevos con el azúcar hasta que queden blancos y tripliquen su volumen (En robot, unos 3 min. a velocidad máxima)
Incorporar poco a poco y removiendo con cuidado las harinas por cucharadas, la levadura, las especias, la sal, la manzana en cuadraditos y el calabacín rallado. Por último, echamos encima de la masa la sidra mezclada con la cucharadita de vainilla, y mezclamos delicadamente mientras burbujea la sidra.
Depositamos la mezcla en el molde y colocamos encima las tres rodajas de manzana que teníamos reservadas. Cubrimos el molde con un par de hojas de aluminio y lo atamos fuerte con una cuerda para que no le entre el aire.
Llevamos al horno sin miedo durante 2 horas. En este tiempo no miraremos por debajo del aluminio ni una sola vez, y no os preocupéis porque la tarta estará perfecta. Tiene tantos ingredientes húmedos que no se pegará ni se secará, al contrario, la textura final está más cercana a la de un pudding que a la de un cake.
Sacamos del horno, destapamos y pincelamos ligeramente las rodajas de manzana con una gotita de agua, con cuidado de no humedecer la masa. Cuando se haya enfriado bastante (está muy rica templada) cubrimos las rodajas de manzana con unos círculos de aluminio o de papel de horno y espolvoreamos generosamente con azúcar glace.






11 comentarios:

Rosaleda (Maria Begoña) dijo...

Que bien que participas en el AIG, yo aun no me he inscrito.

Me encanta esta tarta otoñal, sin duda te la copio, lo sabes.

Besos y buen día.

Loly dijo...

¡ Qué pinta más apetecible ! Una tarta de manzana distinta, y muy bonita presentación. Me quedo con la receta.

Patricia dijo...

Vaya corte, así un poco húmeda, tiene que estar deliciosa.
Muxus

Sweet 180° dijo...

Fabs que rica! ese libro es todo un descubrimiento. Con esa filosofía sobre los bizcochos me ha convencido. Yo también participo en el AIG de este año. Muchos besos

Begoña dijo...

Una delicia... y si me aseguras que preparando esta tarta llega el otoño, me voy ahora mismo para la cocina!!!
Qué harta estoy del verano.... la verdad es que por aquí se hace muy largo y lo que nos queda todavía...
Tiene que ser un bocado impresionante y ese libro realmente tentador.
Un abrazo, Begoña

Chez Silvia dijo...

Ya con ganas de otoño!!!esta calor me mata:(, una tarta otoñal muy rica! Bss

Lolah dijo...

Un bizcocho fastuoso! De los que no hay más remedio que probar, no me lo pierdo!
Un besico.

Marivi dijo...

Que alegria me has dado, la foto es preciosa y tu descripcion del libro y de la receta perfecta!

Yo tambien me he apuntado al AIG porque despues de la buena experiencia tenia que repetir!

Gracias por tus palabras
Besos desde Liverpool!!

jose manuel dijo...

Si que se ve jugosa, deliciosa.

Saludos

Paula dijo...

pues creo recordar que yo sustituí la chirivia en mis empanadillas de cornualles por nabo. Nunca lo había probado, es como la zanahoria pero con un ligero toque picante.

Se ve preciosa, es una receta que se come con los ojos ;)

Besos, Paula
http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net
http://galletilandia.cultura-libre.net

Los Mol dijo...

Faby, que original y dulce esa tarta, nada más que verla dan ganas coger un cachito.La verdad no he probado de este tipo nada con sidra,así que apuntada queda.
Un molbesito