viernes, 16 de septiembre de 2011

Pan perdido de lavanda y limón confitado en cocotte




Gracias a mi amiga Carmen hace unos días, camino de la oficina, con el día aún amaneciendo, pude llevarme a casa unas cuantas flores de lavanda florecida a destiempo con las que improvisé este postre. Evidentemente no es como un buen cake de lavanda y limón pero encierra todo lo bueno de sus sabores y aromas y se prepara en pocos minutos.
Ingredientes para 4 personas:
4 panecillos de leche industriales (yo elegí estos porque se adaptan fenomenal a las cocottes ovaladas, pero va bien cualquiera que le venga bien a los moldes que elijáis, o también podéis usar restos de panes, brioches, croissants, etc. y hacerlo en molde grande)
500 ml de leche
4 cucharadas soperas de azúcar
1 palo de canela
Un trozo de corteza de limón entera
4 huevos
1 cucharada sopera de limón confitado cortado en daditos lo más pequeños posible
Flores de lavanda al gusto



Preparación:

Precalentamos el horno a 160º
Enmantequillamos 4 mini cocottes ovaladas.
Cortamos los panecillos longitudinalmente y los ponemos en las cocottes del revés, de forma que la parte superior de cada uno quede en el fondo. Ponemos por encima algunas flores de lavanda desmenuzadas y distribuimos el limón confitado que hemos cortado entre las 4 cocottes. Cerramos con la otra mitad del panecillo y lo perforamos para que después absorba la mezcla que le vamos a echar.
Batimos los huevos ligeramente y reservamos.
Calentamos a fuego moderado la leche con el azúcar, el palo de canela y la corteza de limón. No tiene que llegar a hervir. Apartamos del fuego, retiramos la canela y la corteza de limón, dejamos templar unos minutos e incorporamos los huevos batiendo suavemente hasta que esté todo perfectamente integrado.
Distribuimos esta mezcla entre las cocottes y horneamos destapado durante 20-25 minutos.
Al sacarlo del horno decoramos con tiritas de limón confitado, regamos con un poco del almíbar en el que lo conservamos, y desmenuzamos más flores de lavanda para finalizar.
Sólo queda disfrutar de este postre, preferentemente templado, para apreciar todos los sabores que reúne. A mí particularmente me sabe a especias, a hierba, a sol y a campo en verano.

7 comentarios:

Pilar dijo...

Seguro que sabe a campo, a verano y las fotos transmiten esa idea perfectamente. Son preciosas y el postre debe estar delicioso. Besos.

Sara dijo...

Esto tiene que estar muy rico. Queda divino en esas pequeñas cocotte, son preciosas cariñote!

Un beso muy fuerte y buen finde.

Chez Silvia dijo...

No lo he oido en mi vida este postre!!!pero dandole la vuelta al nombre "yo te lo encuentro de los bueno que ha de estar"!!!! las cocottes me chiflan....bueno todas!!!!Bss

jose manuel dijo...

Que original y presentación tan deliciosa.

Saludos

Carlos Dube dijo...

Fantástico Fabi, recuerdo ahora mismo que la lavanda que cogimos en Junio aromatizó sin querer nuestro coche durante días!!.

Desde luego que en estas cocottes todo queda tremendo!!

Un saludo.

MªJosé dijo...

Hola preciosa que postre tan rico y lleno de saboress estupendos, la lavanda y el limón me encantan y seguro que juntos son una maravilla.
besossss
feliz dia

Paula dijo...

amiga mía, creo que tienes excedentes de cocotte e igual no te caben en casa, que tal si el sábado me pasas las que no te quepan??? jajaja

Vaya receta rica, pero aún más me gusta el recipiente, jisjis

Nos vemos pronto, besos, Paula
http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net
http://galletilandia.cultura-libre.net