viernes, 28 de mayo de 2010

Veneno llevo por dentro... y mucho despiste


Hace unos días escribí este post en un momento de arrebato y a último momento decidí no publicarlo. Pero una de dos, o el subconsciente me traicionó o lo hizo la torpeza, el caso es que en vez de pulsar "Guardar ahora" le di a "Publicar entrada" y a continuación aparecieron en mi pantalla los consabido mensajes de "Tu entrada se ha publicado correctamente" y "Ver entrada."


Rápidamente la edité y la borré, y pensé que el "daño" había sido reparado, pero Vanesa me dijo amablemente en un comentario que mi entrada le había gustado. Sudor frío, perplejidad, hasta que ella me recuerda (Oh torpe de ti, Fabi) que el Google reader no se actualiza inmediatamente y que las entradas borradas permanecen ahí unas cuantas horas antes de desaparecer.


Me sentí (y me siento) muy tonta por ello, y después del comentario de Vanesa me pregunto cuántos de vosotros habréis leído la famosa entrada y no habéis dicho nada por respeto o por no entender semejante exabrupto en un blog en el que no había publicado nunca algo tan personal.


En su momento pensé que no tenía mucho sentido publicarlo, pero ahora pienso que lo que no tiene mucho sentido es haberlo borrado cuando unas cuantas personas ya lo habrán leído y quién sabe lo que habrán pensado.


Por eso lo vuelvo a subir, porque ahora es un post que representa muchas cosas: un momento de furia que es el epílogo de años de tristezas y frustraciones, la explicación al por qué me desanimé casi nada más empezar con este blog y estuve a punto de dejarlo, y a la vez la explicación de por qué no lo he dejado. Cocinar ha sido siempre una de mis grandes pasiones, y en un momento en el que no soy capaz de apasionarme por nada que no sea mi hija, creo que la cocina en general y la repostería en particular pueden ser una manera de recuperar la calma y la ilusión por muchas cosas que sin querer había dejado de lado en los últimos años.


Copio a continuación el post, podéis leerlo y/o comentarlo si lo deseáis, o podéis ignorarlo y esperar a la semana que viene, en la que retomaré las entradas normales porque poco a poco voy a ir saliendo del letargo en el que llevo sumida los últimos meses.
Ah! La foto está tomada la semana pasada en la rosaleda del Retiro. Los que viváis en Madrid o cerca nos perdáis el espectáculo, id a verlas antes de que el sol las queme. Carpe diem.


-------------------------------------------------------------------------------------------------



Hace más tiempo del que quiero recordar que ya no disfruto cocinando.
Y he tardado mucho en comprender el motivo: la alegría de preparar algo rico para comer se esfuma cuando compartes tu mesa con el enemigo.


Cuando dijiste que mi ensalada de canónigos con queso de cabra gratinado y cebolla caramelizada, que tanto habías alabado en el pasado, en realidad nunca te había gustado, empecé a desconfiar de ti.


Cuando dijiste que la comida de casa ya no te gustaba porque te habías acostumbrado a los platos de los restaurantes de lujo que visitabas en tus viajes de trabajo no me ofendí porque porque ya había empezado a darme cuenta de que tu opinión en materia gastronómica era todo menos autorizada. Y porque para entonces tu desapego hacia mí no era únicamente culinario. Era alarmantemente generalizado, por mucho que lo negaras.


Para cuando dijiste que mi risotto de nueces y vino blanco "sabía a rancio" ya sabía que no envejeceríamos juntos. Y me costó muchas lágrimas aceptarlo.


Por eso, cuando hace poco comentaste en tono despectivo que yo "sólo me dedico a hacer tartas" no me entristecí ni me importó lo más mínimo. Fue tu pobre venganza cuando ya estaba decidido que no seguiríamos compartiendo mesa. Ni cama. Ni vida. Y no me molesté en explicarte que esas tartas las hago para otras personas que con su agradecimiento y sus alabanzas me devuelven el cariño que yo pongo al hacerlas.


Me echaste un órdago y perdiste. No pensaste que te diría que sí. ¿En serio creíste que te diría "volvamos a intentarlo" como otras veces, para seguir sintiéndome desgraciada junto a alguien que no me quiere, para que criemos una hija maravillosa haciendo germinar en su ingenua cabecita la idea de que los papás y las mamás no se hablan si no es para discutir?


No, no señor. No admito parches ni componendas. Vete. Vete de aquí.


Vete y si te quedan ganas y arrestos busca por tercera vez a tu media naranja ideal aunque te lo advierto, no quedan en el mundo (no en el civilizado al menos) muchas mujeres con vocación de geisha, que estén dispuestas a complacerte sin quejarse jamás y sin pedir nada a cambio. Y desde luego ninguna te garantizará por escrito que no enfermará ni se deprimirá nunca, planteándote ese tipo de problemas para los que dices que no estabas preparado.


Vete, vete en buena hora. Y no vuelvas a entrar en mi cocina.


A partir de ahora cocino sola , bailo sola, lloro sola. Y río sola. Porque yo lo valgo, qué leches.







39 comentarios:

morgana dijo...

Lo que realmente me surge, más que escribir, es darte un buen abrazo. Pero son las cosas de internet, así que escribo...

Tú misma lo has resumido muy bien "porque yo lo valgo". Seguro que en algún momento encontrarás a alguien que dé palmas con las orejas no sólo con tus ensaladas, sino hasta por el gesto de poner unas humildes aceitunas de lata en un plato y sacar unas crevecitas de la nevera.

Tú sigue adelante con el corazón, cocinando desde él y amando desde él. Es la mejor forma de atraer (en su momento) a alguien que funcione desde el mismo punto.

Esta cosas duelen mucho (lo sé por propia experiencia) pero a veces se impone un tiempo de "desintoxicación", de ser tú misma, de recuperar la ilusión por las cosas que siempre te gustaron. Es un tiempo de sanación. Y lo demás, acaba viniendo solo. Regálate ese tiempo y disfrútalo. Y sabes que aquí, al otro lado de los cables, la pantalla y el teclado, tienes un montón de gente dispuesta a acompañarte en lo posible y a hacerte reír y llorar y bailar y superar. Y a acompañarte al cocinar.

Un abrazo.
Morgana.

Fabi dijo...

Muchas gracias Morgana, quisiera dejarte un comentario en tu blog pero no lo encuentro. Gracias de verdad por tus palabras, no puedo estar más de acuerdo, lo que veo por delante es precisamente lo que tú describes como un tiempo de sanación que por fuerza tiene que ser en soledad. Y gracias también por tu abrazo, me ha llegado con toda la calidez de un abrazo de verdad. Otro muy fuerte para ti, hasta pronto.

El futuro bloguero dijo...

Yo vi la entrada, pero no me dio tiempo a leerla, ya que al pinchar me decía que no localizaba, claro ya la habías borrado.

De todas formas, ver lo que estás pasando da mucha pena, hay veces que las cosas no salen a la primera, ni a la segunda, y la felicidad, depende de tantos factores que es dificil decir nada que te pueda ayudar.

Lo único que esta decisión, que ya has tomado, seguro que es dura al principio pero seguro que con el tiempo te alegras de haberte liberado.

Además, por aquí, en la blogosfera, somos muchos los que te queremos y los que valoramos lo que haces en tu cocina.

Y no nos parece ni rancio ni feo, así que... él se lo pierde.

Un beso fuerte, y cuenta con nosotros para lo qaue necesites.

Mua

Fabi dijo...

@Futuro bloguero, eres un solete, muchas gracias por los ánimos, yo también estoy segura de que la decisión que he tomado es la mejor, lo pienso incluso ahora, con tantas heridas abiertas y tantas cosas sin resolver, así que estoy segura de que dentro de un tiempo será aún mejor. Un beso enorme para ti y para la rubia azabache.

Azúcar glacé dijo...

Fabi, descubrí tu blog hace muy poco tiempo y me siento un poco intrusa al escribir estas palabras... pero estoy segura... cuando alguien es capaz de sentir pasión por las cosas, por la cocina, por la vida... eso no se pierde... un beso y a seguir riendo y cocinando!! sola?? no, con tu hija!!!

Fabi dijo...

@ Azúcar glacé, muchas gracias, no eres intrusa para nada, estás en tu casa y tu opinión es más que bien recibida. Tienes razón, cocino con mi hija subida en la encimera, lo cual creo que voy a empezar a utilizar como material de escritura porque las anécdotas son infinitas. Un beso grande y gracias de nuevo.

Lolah dijo...

No cocinas sola, ni bailas sola, no lloras sola, aunque estamos lejos de alguna manera formas ya parte de nuestras vidas.
Vi el título de tu entrada y las primeras palabras, aunque no lo pude leer del todo y desde entonces he estado pensando en ti.
Estar sola durante un tiempo no es tan malo, yo lo estuve durante seis años que me sirvieron muchísimo para saber lo que realmente quería...después encontré un compañero maravilloso a quien le encanta absolutamente todo lo que cocino!
La vida es muy larga y siempre nos puede reservar una sorpresa en cualquier esquina...mientras tanto, si necesitas algo, para eso está el correo.
Un beso muy, muy fuerte.

Fabi dijo...

@ Lolah, haces que se me salten las lágrimas, muchas gracias por esas palabras tan bonitas. Es increíble el cariño que se puede llegar a sentir por gente a la que no conocemos en persona, y tú eres una de las top ten de la lista de personas a las que me gustaría pegarle un gran achuchón en persona (no vienes nunca a Madrid? Porque yo de momento lo tengo difícil para ir a Murcia o a ninguna otra parte) Me alegro de que encontraras por fin ese compañero maravilloso que sin duda te mereces. Yo en este momento ni me lo planteo, quizá con el tiempo, cuando mi hija sea más mayor... no lo sé, de momento la soledad (me refiero a la de pareja, porque la otra por suerte no sé ni lo que es con tanta gente buena que me rodea) para mí va a ser un bálsamo, necesitaré que dure mucho tiempo para recuperar calma, serenidad, confianza en mí misma y tantas otras cosas que he perdido pero que sé que son recuperables. Mientras tanto como tú dices no cocino sola, siento que muchos de vosotros estáis junto a mí en la cocina aconsejándome y animándome. Un abrazo enorme Lolah, y mil gracias por tu cariño y tu apoyo.

silvia dijo...

Fabi,si ahora mismo,fuera la mujer maravilla,empezaría a dar vueltas sobre mí misma,para enfundarme en ese traje con poderes y volaría para Madrid,hasta el parque de El retiro y encontrarnos a disfrutar de las flores y de una infinita charla....suscribo cada una de las palabras tan,tan acertadas de Morgana,de mi querida LOlah y de Paco....la soledad,no es tan mala,lo malo es estar acompañada y sentir esa soledad que lastima,eso es malo, frustrante,agotador,invalidanta...es muy cierto eso de que a veces ha de pasar algo malo,para que luego te sucedan cosas buenas....aleja toooodo lo malo de tuvida,para poder abrirte a una vida en plenitud,la que te mereces junto con tu hija,con la gente de alrededor que te quiere bien y por supuesto con nosotros,que te valoramos...de mí no te quejarás,menudo ritmo llevo copiándote...en serio,aprende a ser felíz,que también eso es un aprendizaje,no podemos poner en manos ajenas nuestra felicidad.

Un achuchón...por la noche con calma te escribiré al e-mail.

Un besote

Fabi dijo...

@ Silvia, eres única, y yo que últimamente no te hago ningún caso, en general no se lo hago a nadie, he estado muy apática últimamente. Acabo de ver que hiciste la caprese bianca pero mejorada, te quedó preciosa. Muchas gracias por estar siempre ahí, estoy deseando leer ese mail. Un beso enorme.

Adegea dijo...

Fabi, cielo, qué ganas me darte un abrazote al leerte.
No te merece. Y, qué narices, tú no te mereces estar con alguien que no te quiere, que no te apoya, que te ningunea.
Me alegro de que le hayas echado valor y salgas de esa relación sin sentido, por ti y por tu hija.
Sigue cocinando y viviendo, estando ahí, en la lucha.
Un beso enorme, miniña.

Fabi dijo...

@ Adegea muchas gracias, eres un sol, mil gracias por ese abrazote, puedo sentirlo a la distancia y me reconforta muchísimo. Molts petonets per a tu, guapa.

Beatriz dijo...

ay Fabi, no sé muy bien qué decirte.

Que no te vengas abajo y que estoy ansiosa por ver la nueva entrada de tu blog.

A veces no sabemos valorar lo que tenemos al lado hasta que lo perdemos. Él se lo pierde.

Yo desde la muerte de mi marido me he metido mucho más en mi cocina porque me sirve mucho para evadirme y para no pensar y por lo pronto me va bien.

Que tendrás tus momentos de bajón no me cabe la menor duda y que estaremos aquí para subirte el ánimo cuando eso ocurra tampoco.

Un ramo de un millón de besos súpervitaminados y superenergéticos. Muuuuuuuuuuuuua

Carlos Dube dijo...

Fabi, soy bastante malo para dar consejos sobre este tipo de cosas, esta vez no se trata de si rehogar primero la cebolla o la carne, caray, esto es muy serio, y tengo miedo de meter la pata porque entre otras cosas no te conocemos.

Pero está claro que empieza una nueva vida, y como tal, nuevas ilusiones, nuevos horizontes, gente nueva... una vida nueva. Cuidando eso sí lo que ahora tienes porque debe de estar al margen, y respetando a todos por igual, aunque no se merezcan ocupar un espacio en tu vida.

Sabes de sobra que no estás sóla, por aquí tienes muchos amigos y un gran hobby (no lo tiene todo el mundo), pero aún queda un trecho duro que tienes que salir de él con la cabeza muy alta. Aquí nadie ha perdido, ha salido mal, simplemente todo debe de reconfigurarse para conseguir alcanzar la felicidad de todos (al menos eso creo).

Habrá que seguir buscando esa vida que te mereces, ese 'looking for paradise' que dice el señor Alejandro Sanz.

Suerte.

Un saludo.

Fabi dijo...

@ Beatriz, viniendo de ti estas palabras tienen un valor incalculable. No es comparable lo que me está ocurriendo a mí, que es simplemente pasar página y superar una mala etapa, con la tragedia que tú afrontas día a día echándole un valor que no le he conocido a nadie en mi vida. Qué suerte que tengas ese refugio personal en tu cocina, de la que salen tantas maravillas. Qué suerte que tengas a tus dos mandarinas, en las que queda una gran parte de ese compañero tuyo que describes de manera tan conmovedora en tu página. Qué suerte tienen tus mandarinas de tener una Mami como tú, llena de coraje, de amor y de ternura que regalas a raudales. Y qué suerte tengo yo de estar empezando a ser tu amiga, así a la distancia, pero amiga al fin y al cabo como me pasa con tanta gente buena como pasa por aquí y que en este momento me está demostrando que la amistad virtual... quizá sea menos virtual de lo que pensamos y mucho más real. Un beso y un abrazo enorme para ti y para las nenas, buen fin de semana.

Irene Navas dijo...

no se si me coges floja de fuerza pero he llorado por ti, ya no lloras sola,aqui hay muy buena gente dispuesta a ayudarte y a escucharta, no dudes que aqui tienes amigos que estan pendientes de ti, que aplauden tus ricas tartas, tu ensalada y tu risoto,yo la primera!bravo fabi, porque a quien no le gusten tus platos tiene un problema grave de gusto, quien prefiera estar todos los dias de restaurante, es una persona plana, no tiene gusto por la vida, por las cosas que se hacen con amor y placer, aunque tengas momentos horribles, de bajon total, que solo quieras meterte en la cama y llorar, estar sola, sal adelante no te hundas, porque despues de la lluvia siempre sale el sol, y el arcoiris!asi que yo te mando un abrazo y un besote muy fuerte, para ti y para tu niña, que os lo mereceis, y todo lo que necesites aqui me tienes Fabi, NO lo dudes, un besito

Fabi dijo...

@ Irene, muchísimas gracias por tus palabras, no sé qué decir ante tanto cariño, eres una persona super especial. Un abrazo y un beso enorme, yo tampoco te pierdo de vista!
:-)

eu dijo...

Yo también lo leí. No suelo entrar directamente a los blogs sino que os leo a través del reader, me emocionó tu entrada y quise darte mi apoyo, cuando vi que no estaba publicada me imagine lo que había pasado.

La verdad es que estuve dudando si mandarte un mail o no, pero como no suelo comentar me pareció que quizá era meterme donde no me llaman.

Me parece muy valiente tu publicación, es lo que sientes y no tienes porque ocultarlo, piensa que seguro hay más personas pasando por esta situación y quién sabe sino es una yuda leerte.

Un besazo fuerte y mucho animo, que aunque somos virtuales estamos por aquí

Fabi dijo...

@Eu, como he dicho antes hoy estoy comprobando que no sois nada virtuales, que estáis ahí y siento todo vuestro apoyo y vuestro cariño. Y no pienses que un comentario tuyo es meterte donde no te llaman, ésta es tu casa y siempre eres bien recibida. Muchísimas gracias por tu mensaje, un abrazo enorme.

graciela dijo...

Pucha!! porqué desanimarse??? antes que nada eres mujer y vales mucho por ello!! tal vez tú no me conozcas pero yo te tengo en mi lista de blogs que sigo, y me sorprendió tu entrada, es que a veces no puedo dejar comentarios por mi conexión tan lenta, pero hay muchas personas evidentemente pendientes de tí, que no se sientan a la mesa contigo pero lo disfrutan.
No soy quien para darte consejos... es un momento difícil el que estás pasando pero....

"Defendé lo que siempre soñaste. No vivas la vida como si te la hubieran prestado por un tiempo. Es tiempo de dejar de admirar al otro y comenzar a poseer tu propia vida. Cada día, recuperá tu propósito y tus sueños. Una mujer capaz no se castiga, se acepta, se valora y elige el lugar que quiere ocupar. Una mujer que sabe amarse a sí misma sabe que su destino es el éxito. Con pareja o sin pareja, sos 100% mujer.Estás viva. ¡Estás hecha para más!"

Espero encuentres la alegría. Cariños
www.recetasdecocinaaromasdemama.blogspot.com

Fabi dijo...

@Graciela, cómo no voy a saber quién eres, yo también te sigo desde hace tiempo! No siempre comento porque ya son muchísimos los blogs que sigo y no suelo tener tiempo de dejar mensaje a todos, además de que últimamente reconozco que me ha podido la desgana. Muchísimas gracias por tu mensaje, un beso y un abrazo enormes.

Fabi dijo...

@ Carlos Dube, acabo de leer tu comentario, ha salido intercalado con otros que me han escrito más tarde. Misterios de la red. Muchísimas gracias por tus palabras, me quedo con lo de que todo debe reconfigurarse, te traiciona la profesión je je je je je! Pero llevas mucha razón, empieza para mí una etapa de muchos cambios y no me asusta, he pasado página muchas veces en mi vida y lo bueno que tiene es la cantidad de cosas nuevas e inesperadas que me voy a ir encontrando. Muchas gracias por estar ahí, aunque no nos conozcamos reconfortan mucho los mensajes como el tuyo, y ojalá que dentro de poco podamos ponerle remedio a eso con la famosa cena que tenemos pendiente en casa de mi primo. Un abrazo grande para ti y para Lola, buen finde.

whole kitchen dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Begoña dijo...

Fabi, TU SI QUE VALES!!!!!!!!!!
Seguro que lo has pasado muy mal y todavía te quedará lo tuyo por pasar.... pero por lo que te conozco, creo que tu tienes arrestos para superar esto y mucho más.... Y tienes a tu hija y supongo que quizás más familia y amigos y no te olvides que nos tienes a todos nosotros !!!! Somos muchos y buena gente y seguro que no te fallamos, estamos aquí por voluntad propia y eso tiene doble valor, todo es desinteresado.
Y aprovecha la parte buena de lo que te ha tocado vivir, que ya verás como la encuentras... y te acostumbras y luego es tan difícil prescindir de ello...En esta vida todo tiene su parte positiva y tu seguro que tu la aprovechas... piensa en todas esas cosas que hasta ahora no habías hecho porque no podías ó no debías ó....por lo que sea, hazlas!!!!
Y sigue con tu cocina, que eres un monstruo y te echamos de menos.
Un fuerte abrazo y ya sabes donde estamos para lo que necesites (sin rubor),
Begoña

María José dijo...

A ver , esto es muy extraño, querer dar un abrazo sincero a una persona que no conoces fisicamente, desear tomar un café y charlar...
Yo leí tu entrada de las primeras. No una vez, la he leído unas cuantas veces. Me quede de piedra.Por tu experiencia, por tu sinceridad y por tu valentía en compartirlo. Sabía que algo pasada porque aunque podía leer la entrada, no podía dejar un comentario. Si te soy sincera te escribi un correo pero luego no fui lo suficientemente valiente como para enviártelo.Tenía miedo de meter la pata.
Desde que leí la entrada he pensado en ti un montón de veces, en como transmitirte mi cariño y cercanía.
Ojalá que sigas coninando y compartiendo muchas alegrías con todos nosotros.
Un abrazo grande,
María José.

Paula dijo...

Hola wapa, yo lo leí enterito en el google reader, y me pareció un texto digno de publicar, al no encontrar el enlace y suponer que habías decidido no publicarlo no te envié ningún correo, y mira que lo pensé. Me alegro de que lo hayas publicado, porque aunque duras y dolorosas las frases han sido hilvanadas mágicamente y niña!!! dedicate a escribir, que cocinar ya sabemos que se te da bien.
Yo ahora tampoco estoy en una buena época, así que quizás mis palabras no sean de mucho aliento, pero chica, Dios aprieta pero no ahoga, todo se pasa y siempre se sale fortalecida, cosa que tú ya has hecho, leyendo tus líneas.
Espero que a finales de junio nos tomemos ese café que tenemos pendiente.

Mil besos amiga, Paula
http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net

Fabi dijo...

@ Paula, siento mucho oír eso, pensaba que todo te iba a pedir de boca. Cuando quieras nos contamos nuestras penas, ojalá que sea posible la próxima vez que vengas a Madrid, ahora estoy más libre, ya me entiendes. Muchísimas gracias por tu apoyo, un beso y un abrazo enorme y hasta pronto wapa.

Fabi dijo...

@ Begoña, muchísimas gracias por tus palabras, lo tengo todo para salir adelante, y por si algo faltaba ahora tengo el aliciente de pertenecer al círculo Wholekitchen, que es algo que me ilusiona muchísimo. Un beso enorme, buen finde.

Fabi dijo...

@ Mª José el sentimiento es mutuo, yo también querría darte ese abrazo y tomarme un café contigo. Me admira tu discreción y la de otros blogueros que habiendo leído el post la primera vez no habéis comentado porque pensásteis que algo pasaba y preferisteis actuar con un tacto y una delicadeza que me parecen admirables, aunque conste que nada me hubiera hecho más ilusión que leer todos esos mails que se os quedaron en el tintero. Ahora me alegro infinitamente de haber compartido esto con vosotros, aligera mucho la carga de mis hombros. Un beso enorme y gracias por todo!

Bea dijo...

Querida Fabi,

Pues yo no leí la entrada en el Reader, porque llevo una temporadita un poco desconectada...pero la leí anoche. La leí dos veces y a pesar del dolor de cabeza que tenía no pude dejar de pensar en tí. Esta tarde te he vuelto a leer, en alto....y he dicho: Eso es, con dos huevos!!! (perdón)

Te felicito por tu decisión. Ha sido una decisión muy valiente. Todas las separaciones lo son, especialmente si hay niños de por medio. Que voy a decirte que tu no sepas, todos esos sentimientos que debes de tener en estos momento yo también los tuve cuando me separé. Intentas ver los momentos buenos y autoconvencerte, pero cuando solo recuerdas los malos...eso ya está roto, y no hay manera de "pegarlo".

Querida Fabi, aunque no nos conocemos mucho, te mando todos mis ánimos y toda mi energía... y un mensaje de optimismo, que quizás te ayude en estos momentos http://www.youtube.com/watch?v=8mdl0GPjgKA&playnext_from=TL&videos=wTIPcXyObjM&feature=rec-LGOUT-exp_fresh%2Bdiv-1r-1-HM

Un beso y un abrazo muy fuerte y estoy aquí para lo que necesites.

Bea

Fabi dijo...

@ Bea, muchísimas gracias por tus palabras y por el video, me ha parecido super simpático y optimista, justo lo que necesito en estos momentos. Tu símil de lo que "ya está roto" es muy acertado, es cierto que llega un momento en el que te dices "esto no se arregla ni con todo el superglue del mundo." Ese es el momento de tomar decisiones a veces drásticas, pero no queda otro remedio.
Espero que ese dolor de cabeza ya haya desaparecido. Un abrazo y un beso enormes y feliz domingo.

antonia dijo...

no te conozco, pero te felicito por tu valentía y piensa que es muy ilusionante empezar una nueva vida, lo que sí que sé es que no estás sola... ¡no hay más que ver los comentarios! muchos besos, guapa

Fabi dijo...

@ Antonia muchísimas gracias, así es como quiero enfocarlo, como una nueva vida, y tienes mucha razón en que no estoy sola, sabía que contaba con mi familia y mis amigos de siempre pero no pensé en una respuesta tan rápida y tan cercana por parte vosotros, mis nuevos amigos blogueros, y ha sido conmovedor y reconfortante. Un beso y que tengas muy buen día!

Patricia dijo...

Hoy es la primera vez que entro en tu blog, y me ha parecido un post maravilloso, en el que según mi opinión te ha servido para desahogarte.
Son momentos duros, pero como dice el refrán "mejor sola que mal acompañada", aunque sola no estas, tienes a tu hija y nos tienes tod@s nosotros que como se puede observar en estos comentarios, te quieren.
Yo no te puedo hablar en primera persona, porque como te he dicho es hoy el primer día que te he conocido, así que todavía no te he podido coger cariño, pero si te mando un abrazo muy fuerte y todo el apoyo del mundo.
Muxus

Fabi dijo...

@ Patricia, besarkada bat eta mila esker, espero seguir viendote por aqui!
:-)

ana maría dijo...

Espero que me hagas muchas tartas, y espero que me sigas deleitando día a día con tus platos...me encantan! Un abrazo muy fuerte.

Cuinera dijo...

Fabi, después de leerte quiero que sepas que me has emocionado y lo primero que he pensado, es que algún día se arrepentirá de haber perdido alguien como tú, no te conozco es más, es la primera vez que te visito, pero leyendo tus palabras, has abierto tu alma de par en par, y he tenido la suerte de conocerte un poco más, pocas palabras puedo decirte, porque sé que todas sobran, pero me gustaría que supieras que aunque sea detrás de una pantalla y aunque ni siquiera sepas ni quién soy, me hubiera gustado darte un buen achuchón! pero como no es posible, si te puedo decir, que por mucho que todo se nuble siempre, siempre sale el sol ;)

Un abrazo muy grande!

Curra dijo...

Qué decirte.... valiente¡¡¡
Un achuchón fuerte y a cocinar que me gusta lo que haces cantidad.

Rosaleda (Maria Begoña) dijo...

De vez en cuando, cuando tengo un ratito me gusta bucear por los blogs que sigo, que llaman mi atención.... y hoy me he encontrado con esta entrada.

No me siento como una intrusa a pesar de conocerte desde hace poco.

Deseo, de todo corazón que estés calmada, y ahora veas las cosas con muchísima más claridad, y el dolor de la ruptura ( que siempre, siempre es dolorosa) se haya ido mitigando.

No se si en algún momento podré hacer algo por ti ( que tú por mi has hecho bastante, aunque ni te lo imagines) pero por si acaso, sabes donde encontrarme.

Un millón de besos