lunes, 26 de octubre de 2009

Muffins de plátano y chocolate blanco




Este finde no he hecho ningún dulce, y no por falta de ganas sino más bien por falta de tiempo y por mala conciencia porque no estoy siendo tan estricta en mi dieta como debiera.
No sé si os pasa a vosotros pero a mí no sólo me gusta comer y cocinar, también hablar de comer y cocinar me apasiona.
Así que hoy sigo tirando de recetas de fondo de armario y os dejo una que siempre ha tenido mucho éxito en casa o cuando la llevo a alguna parte. Espero que os guste a vosotros también.

La receta original va perfumada con esencia de vainilla, pero creo que si se sustituye la vainilla por un chorro generoso de ron añejo igual queda con un deje a daiquiri de plátano que… en fin, todo es probar.

Saludos y buena semana para todos.

Ingredientes:

1 3/4 tazas de harina de repostería
1/2 taza de azúcar blanco
1/4 taza de azúcar moreno
1 cucharadita de levadura Royal
½ cucharadita de bicarbonato
1/4 de cucharadita de sal
70 gramos de chocolate blanco cortado en trozos pequeños
2 huevos, ligeramente batidos
125 gramos de mantequilla derretida y posteriormente templada
3 plátanos grandes aplastados (con tenedor o puré para que no se licúen en exceso)
1 cucharadita de extracto de vainilla
1 plátano grande en rodajas, para decorar

Preparación:

Precalentar el horno a 180º. Untar en mantequilla una bandeja de moldes de muffin de 12 unidades.
Harina, levadura, bicarbonato y sal se tamizan en un bol grande, al que añadimos por último los trocitos de chocolate blanco y reservamos.
En otro bol mezclamos los plátanos aplastados, los huevos, la mantequilla derretida y la vainilla.
Volvamos los ingrediente húmedos en el bol de los ingredientes secos y con una espátula de goma lo mezclamos todo con movimientos envolventes. Amasamos lo estrictamente necesario para que los ingrendientes se unan, debe de quedarnos una masa tipo engrudo, hasta con grumos. Si mezclamos demasiado el gluten de la harina la convertirá en una masa seca y los muffins saldrán arenosos y se desmigajarán.

Rellenar los moldes y hornear durante unos 20 minutos. El tiempo puede variar dependiendo de cada horno, yo me fío siempre de la prueba del palillo, y otra pista nos la da el color ligeramente dorado que aparece por los bordes de los muffins. Es el momento de sacarlos.
Dejarlos enfriar en rejilla. Están buenos templados o a temperatura ambiente.

8 comentarios:

Isabel dijo...

Lilo,
que buenas se ven.
Ahora mismo me tomaría una para desayunar.

Animo con tu dieta, que para las que nos gusta cocinar y hacer cositas dulces es un sarificio doble ¿Verdad?

Un saludo.

Adegea dijo...

AAaaaarffff (modo Homer Simpson con la babilla colgando ON).
A mí también me encanta hablar de cocina, además de comer. Así estoy de hermosa. :D

Besotes.

Carlos Dube dijo...

Pues a mí me gustan más como te han quedado a ti Lilo, ese dorado por los bordes me parece fantástico. Qué buen aspecto tienen, y aunque te estés saltando un poco la dieta no pasa nada. Es bueno tener remordimientos, y lo suyo sería estar así siempre, saltándote sólo un poquito la dieta. Animo. Un saludo.

OLGUIS dijo...

que ricos se ven y a mi me pasa lo mismo trato de mantener la dieta pero se me hace un poco complicado.
Besos y feliz semana

olguis.

Marilyn dijo...

Hola Lilo,
No se me habia ocurrido esta combinación de platano y chocolate blanco, me gusta la idea!
Me llevo la receta.
Saludos desde California.

María José dijo...

Jo, pues eso me pasa a mí, es materialmente imposible no saltarte la dieta si te gusta cocinar, leer libros de cocina, hablar de recetas....El pasado fin de semana fue la bomba, hoy, pues adivina, pollo a la plancha.
Cuando te comas uno de estos maravillosos muffins con su platanito y todo piensa que siempre hay una pechuga de pollo en el frigo que te ayudará a comapensarlo. Ya sabes, aquí el que no se consuela es porque no quiere.
Voy a anotar la receta, que nunca se sabe....
Un abrazo,
María José.

marba dijo...

Irresistible!. la dieta a la porra, directmente!
Besos

Crispy dijo...

qué bueno! todo esto tiene muy buena pinta!