lunes, 7 de septiembre de 2009

Menú de domingo: hamburguesas vegetales, rollitos de jamón con dátiles al Pedro Ximénez y bizcocho de microondas a la taza.

Segundo post del día, así si no puedo publicar más, al menos ya tengo los deberes hechos para el resto de la semana, y el finde me dedico al reto mensual de las daring bakers.
Se habla de cocina de autor, de cocina de mercado, de cocina de temporada… yo por mi parte, desde que no tengo tiempo para dedicarme a ella como me gustaría, en cuerpo y alma, practico otros tipos de cocina, como por ejemplo:

La “cocina de supervivencia” (son las 23.00, la niña se acaba de dormir después de una batalla campal y tienes que levantarte a las 6.30 al día siguiente, así que te haces un sándwich de lo que sea sin detenerse en detalles como la presentación, el aliño, etc. y, haciendo de tripas corazón, lo engulles rápidamente antes de meterte en la cama.

También practico la “cocina de nevera”, que consiste en que el domingo por la mañana me pongo a pensar qué hago de comer teniendo en cuenta que el día anterior por diversas circunstancias no he podido ir a la compra. Entonces abro la nevera, veo lo que tengo y me inspiro.

Ayer fue uno de esos días y al final el menú no resultó nada mal.
Las cantidades de las recetas son el contenido exacto de lo que saqué de la nevera, más algún otro complemento de “fondo de armario.”

Pido perdón por la calidad de las fotos, no tenía la cámara a mano y recurrí al móvil, pero espero que sirvan para que os hagáis una idea.

Hamburguesas vegetales

Ingredientes:

2 patatas grandes
1 calabacín
4 zanahorias pequeñas
½ bloque de espinacas congeladas (unos 200 gramos)
Un puñado de judías verdes congeladas
2 huevos
Media taza de queso parmesano rallado
Pan rallado
Sal
AOVE

Preparación:

Se rallan y se colocan en un bol apto para microondas las zanahorias y el calabacín, se hace un hueco en el centro y se colocan dentro las espinacas y las judías verdes. Añadimos tres o cuatro cucharadas soperas de agua y una de AOVE y un poquito de sal (recordando que el microondas potencia los sabores, incluido el de la sal, así que no hay que abusar)

Tapamos con un film perforado y llevamos al microondas durante 15 minutos a máxima potencia, parando un par de veces para remover e ir soltando la espinaca a medida que se cuece.

Cuando estén cocidas las dejamos escurrir en un colador grande mientras se enfrían.

Rallamos también la patata, secamos el exceso de almidón con papel de cocina y freímos sin que lleguen a dorarse demasiado.

Mezclamos las verduras que hemos cocido en el micro con la patata, los huevos, el queso parmesano y añadimos cuatro o cinco cucharadas de pan rallado, la cantidad depende de lo líquida que nos haya salido la mezcla porque no tiene otra misión que absorber el exceso de humedad.

Formamos las hamburguesas y las rebozamos en pan rallado. Freímos en abundante AOVE caliente, dejamos escurrir sobre papel absorbente y servimos bien calentitas. Esto en un mundo ideal, porque nosotros terminamos por comérnoslas casi frías pero tampoco estaban mal.



Rollitos de jamón con dátiles al Pedro Ximénez

Ingredientes:

8 lonchas de jamón de York
16 dátiles deshuesados
75 grs. de mantequilla
½ vasito de Pedro Ximénez
Un puñado de pasas sultanas

Preparación:

Enrollamos los dátiles de dos en dos en una loncha de jamón y los colocamos en una fuente de horno donde habremos puesto previamente la mantequilla, el Pedro Ximénez y las pasas.

Cocinamos durante una media hora a 200º, abrimos el horno, echamos en un cacillo lo que queda de la mantequilla con Pedro Ximénez, lo llevamos al fuego y reducimos hasta que espese. Esto en un mundo ideal, yo como siempre voy con prisas en lugar de reducir la salsa le añadí una cucharadita de Maizena para espesarla.

Probamos de sal la salsa, napamos con ella, colocamos algunas pasitas por encima y servimos bien caliente.




Y para merendar, unos bizcochos a la taza hechos en el microondas. El otro día vi en el blog de Alegna esta receta y estaba deseando que llegara el finde para probarla. Le cambié el aceite por mantequilla y le puse nueces, igual que mi amiga Elena de Chocolate y pimienta porque pensé que así quedaría parecida a un brownie, y no me equivoqué.
Aquí la receta de Alegna
Y aquí la de Elena

Ingredientes:

3 cucharadas de mantequilla
1 huevo
4 cucharadas soperas de leche
2 cucharadas soperas de azúcar
4 cucharadas soperas de harina
2 cucharadas soperas de chocolate en polvo
1 cucharadita de té de levadura Royal
Unas nueces troceadas

Preparación:

Se hace en la misma taza en la que lo vamos a meter en el microondas.
Fundir la mantequilla en el microondas. Añadir el huevo y batir. Después incorporar el azúcar y el chocolate. Por último la harina mezclada con la levadura, la incorporamos a la masa batiendo con el tenedor y alternándola con la leche. Por último añadir las nueces.
Ponemos la taza al micro (yo usé tazones tipo cereal pero más pequeños) durante 3 minutos a la máxima potencia.
Después se tunea al gusto. Yo hice estas tres decoraciones express.
Queda buenísimo, como hecho en el horno. Gracias Alegna por esta receta tan práctica.




Habéis llegado vivos al final de este post? Espero que sí.
Feliz semana a todos.

5 comentarios:

Elena dijo...

que ricooooo,,,te a quedado super chulos y las hamburguesas vegetales uauuu me las llevo,
un besito.

Carlos Dube dijo...

Que recetas tan interesantes Lilo, me gustan muchísimo, además, el desparpajo que tienes manejándote en la cocina, y las recetas tan interesantes y en esta ocasión sencillas que propones. Además siempre cuentas algo, aportas datos, links, cuestiones muy interesantes, yo creo que podías animarte a escribir de cualquier cosa referente a la cocina aparte de las recetas, creo que aprenderíamos muchísimo.

Pero independientemente de esto, la verdad es que en tu blog se practica una cocina que me llama mucho la atención.

¡Arriba las fotos de móvil!... y la "cocina de nevera".

Un saludo.

The Gourmet On A Diet dijo...

No puedo creer que eso se hizo al micro! Voy a probarlo. Gracias!

Carlos Noceda dijo...

Yo soy 100% partidario de la "cocina de nevera" es la que he practicado toda mi vida. Cuando la genética no proporciona neuronas para acordarse de ir a la compra, la nevera proporciona lo que haya.

Me gusta tu blog. Un Saludo

María José dijo...

Pues claro que sí, he llegado al final vivita y muy contenta al leer lo que nos cuentas sobre la cocina de supervivencia y ese sandwich a las 11 de la noche....Eso es la vida misma, lo que nos pasa a muchos a diario. Enhorabuena por ese menú improvisado. El postre , todo un descubrimiento.Mis hijos lo descubrieron hace dos días y lo quieren hacer a todas horas.
Un abrazo,
María José