lunes, 3 de febrero de 2014

Galletas de chocolate dos por uno: Sablés de mandarina al cointreau y Digestive biscuits by Bea Roque


Esta es la historia de dos galletas y de un cabreo monumental: El de una servidora, para más señas compradora compulsiva, al descubrir que el kit de libro+molde para galleta rizada+moldes de silicona para mini-tabletas de chocolate de la editorial Libros Cúpula es una estafa, o cuando menos una chapuza. Os lo cuento para que no piquéis si lo veis por ahí. 

Señores de Libros Cúpula: Muy mal por vender un libro cuyas fotos demuestran que las recetas no han sido preparadas con los utensilios que venden junto con el libro. Vaya timo.

Me compré este kit a los pocos días del desgraciado incidente de la mano y durante casi dos meses estuve deseando poder estrenarlo. Cuando por fin me sentí con la fuerza y la confianza para hacerlo, oh desilusión! Mirad atentamente el mosaico siguiente: La portada del libro nos enseña unas galletas tipo Petit écolier absolutamente perfectas. Pues con este kit es imposible conseguirlas. En primer lugar porque los moldes de silicona, dejando aparte el ímprobo trabajo que supone rellenarlos 10 veces (Son sólo 4 tabletitas en total, así que si vas a hornear 40 galletas... Pues eso, que las matemáticas no son una opinión), lo peor es que al desmoldar las tabletitas los bordes quedan destrozados lo hagas como lo hagas. En todo el libro sólo hay una foto en la que se ve una tableta con los bordes perfectos, en el resto aparecen rotos como en mis galletas... O peor!

Además de otro pequeño e insignificante detalle: Cómo vas a hacer una galleta de este tipo con un cortador cuyo tamaño es casi el doble que el de la tabletita en cuestión? Pues eso, malamente. Véase nuevamente el mosaico. Por no mencionar que el cortador, con la fantástica pinta que tiene, es completamente inútil. No marca bien las ondas y despegar la galleta ya cortada es prácticamente mission impossible. Y yo no es que sea una autoridad en la materia, vamos, que no me llaman cuando hacen congresos mundiales de corte de galletas, pero en fin, tampoco es que yo sea precisamente novata en estas lides...

Solución de emergencia: Eché mano del cortador más parecido de tamaño que encontré entre mis utensilios de repostería, y que resultó ser el de la imprenta Brigitte que much@s tendréis o conoceréis. Y así fue como, superado el cabreo inicial, conseguí hacer estas galletas. Por suerte estaban tan buenas (Modestia aparte!) que después se me olvidó todo el episodio.




Bueno, ahora me voy a centrar en las recetas y a dejar el pataleo. Rápidamente me pongo en modo San Valentín, porque estas galletas me sugieren la subida de las escalinatas de Montmartre, un paseo por la Rive gauche, un chocolate calentito en Saint Germain des Prés, una tarde de compras en las galerías Lafayette... Si vuestras economías os permiten una pequeña locura, id convenciendo a quien tengáis que convencer, porque París es de los mejores sitios del mundo para una escapada romántica.

Preparación previa a las galletas: Tabletas de chocolate

Ingredientes:

150 grs de chocolate blanco
150 grs de chocolate de cobertura 70%

Preparación:

Fundir el chocolate en el microondas o a baño maría. Rellenar los moldes y enfriar al menos durante media hora antes de desmoldar. Reservar hasta el momento de decorar las galletas.


Galletas Digestive con chocolate blanco

Inciso: La receta es de Bea Roque, la sin par Bea que me alegra la vida y me ayuda a tener dulces sueños con su increíble libro "El rincón de Bea: Enamórate de la repostería." Si no me creéis, aquí hay una foto que acabo de hacer ahora mismo del libro en la cama, donde me encuentro ahora mismo escribiendo este post a horas indecentes.



Si estáis buscando un libro para iniciaros en la repostería no lo dudéis: Éste es vuestro libro. Bea lo explica todo sin trampa ni cartón, desde las medidas y equivalencias hasta trucos de experiencia y sentido común que os van a venir bien para toda la vida, sin olvidar unas recetas de lujo que han sido concienzudamente probadas y experimentadas por ella misma hasta asegurarse de que salen perfectas. Este es de los poquísimos libros que no he llenado de banderitas que me recuerden las recetas que me han gustado más. Para qué molestarme? Si las tengo que hacer todas!!! De momento empecé con el bundt cake de sopa de tomate que ya he hecho dos veces, y del que en cuanto pueda subiré receta. No lo he hecho hasta ahora porque la primera vez que lo preparé no tenía posibilidad de hacerle fotos, y la segunda vez, como no podía ser de otra manera por ley de Murphy, se me rompió al desmoldarlo y no pude inmortalizarlo. Pero es absolutamente espectacular, como el resto de recetas del libro que os recomiendo vivamente porque no puede faltar en la biblioteca de un amante de la repostería.


La receta de estas galletas ahora la tengo en el libro, pero hace como 5 años que la conservo guardada en mi carpeta de los tesoros reposteros, impresa directamente de su blog. Es la mejor receta de Digestive que existe, ni punto de comparación con las comerciales. Y encima son facilísimas de hacer!

Ingredientes:

125 grs de mantequilla
60 grs de azúcar moreno
2 cucharaditas de melaza clara (Golden syrup)
1 huevo tamaño L
125 grs de harina de repostería
150 grs de harina integral
35 grs de salvado de trigo
1 cucharadita de polvo de hornear (AKA Royal, levadura química, levadura en polvo)

Preparación:

Precalentar el horno a 180º.
Forrar dos bandejas para galletas con papel sulfurizado.
Tamizar las harinas, el salvado y el polvo de hornear en un bol. Reservar.
Batir la mantequilla con el azúcar y el golden syrup hasta obtener una textura suave y cremosa.
Añadir poco a poco el huevo previamente batido, como si estuviéramos incorporando aceite a una mahonesa.
Incorporar los ingredientes secos en tres tandas, hasta obtener una masa compacta que estiraremos entre dos hojas de papel sulfurizado hasta dejar la masa de 0,5 cm de espesor.
Cortar las galletas con el cortador de nuestra elección. Dejarlas enfriar en la nevera 20 minutos. 
Hornear durante 12 minutos, o hasta que las galletas adquieran un color marrón dorado.  
Dejarlas enfriar sobre rejilla, primero unos 10 minutos con la bandeja para que no se rompan, y pasado ese tiempo directamente sobre la rejilla.
Cuando estén completamente frías, colocamos encima de cada galleta una tableta de chocolate blanco, pegándola con más chocolate blanco fundido.


Sablés de mandarina al cointreau con chocolate negro


Ingredientes:

200 grs de harina
50 grs de harina de almendras
120 grs de mantequilla a temperatura ambiente
70 grs de azúcar
1 huevo mediano
1 cucharada sopera de Cointreau
Ralladura de una mandarina



Preparación:

Precalentar el horno a 180º.
Cubrir dos bandejas de galletas con papel sulfurizado.
Tamizar la harina de repostería y mezclarle la de almendras con unas varillas para que no quede ningún grumo.
Batir la mantequilla con el azúcar y la ralladura de mandarina hasta obtener una textura cremosa. Sin dejar de batir, añadir el huevo y a continuación el Cointreau.
Por último, incorporar las harinas y dejar de batir cuando la mezcla sea homogénea. Formar una bola, envolverla en film y dejarla en el frigorífico unas 3 horas. Pasado este tiempo, estirar la masa entre dos papeles sulfurizados hasta obtener un grosor de 0,5 cm y cortar las galletas. Dejarlas enfriar en la nevera 20 minutos.
Hornear durante unos 12 minutos, o hasta que los bordes estén ligeramente dorados. Dejar enfriar sobre rejilla, primero 10 minutos en la bandeja para que no se rompan, después directamente sobre la rejilla.
Cuando estén completamente frías, colocamos encima de cada galleta una tableta de chocolate negro, pegándola con más chocolate negro fundido.





5 comentarios:

Raquel Carmona dijo...

Jajajaja me arto contigo, imagino que la pasate canutas y no me extraña esto es algo parecido a los de los productos milagro, vender humo a consta de lo que sea. Pero no saben que esto al final se sabe así que espero rectifiquen porque señores de la editorial muy mallll.
Aparte de todo esto te han quedado preciosas y como dices bien ricas así que eso es lo importante, un besote preciosa.

ANA dijo...

Me encantan estas galletas con su porción de chocolate incorporada, deliciosas. Besos!

Ana

Irmina Díaz-Frois Martín dijo...

Bueno Fabi, después de toda la odisea que nos cuentas de tu adquisición de moldes, libro y demás cacharros, he de decirte que tus galletas se ven como si estuvieran en un escaparate de alguna de las tiendas de París.
Unas fotos muy bonitas con un atrezo de lo más cuidado.
En resumen, no te enfades, mujer, están divinas.
Un beso.

Bea Roque dijo...

Jajajajja... vaya cabreo que te has pillado... y con razón, mira que yo no me fío nada de esos kits que tienen pinta de monísimos pero nasa.. ahhh sin que sirva de precedente.. tengo esa imprenta Brigitte de la que hablas, sin estrenar desde hace exactamente 6 años, juasjuas....

Muchas muchas gracias por tus palabras, me ha gustado mucho lo del sentido común, jajaja que grande eres :-)

Un beso muy fuerte

Bea

Bego de Al Calor del Horno dijo...

Me hago una idea de como lo pasaste, vaya morro.
Gracias por avisar, porque si lo veo lo compro eso está claro.

Me alegra enormemente que tu mano esté mejor y sobre todo que te hayas animado a meterte en la cocina.

Maravillosas galletas.
Besos.