martes, 29 de junio de 2010

Whole Kitchen Junio 2010 propuesta dulce: Saint Honoré


Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de junio nos invita a preparar todo un clásico de la repostería francesa, el Pastel Saint Honoré.

Para la primera propuesta del círculo dulce Whole Kitchen no he respetado la forma clásica, pensé en hacer la base rectangular y hornear éclairs en vez de profiteroles para que fuera más cómoda de servir, y así fue, aunque no hubo tiempo de sacar foto del corte.
Los ingredientes tampoco son los clásicos porque los he adaptado al gusto de los comensales que iban a hacer de conejillos de indias, y debo decir que quedaron muy contentos.
El relleno de los éclairs es dulce de leche y el glaseado es de chocolate blanco. A pesar de la presentación, igual que me ocurrió con la Pavlova es un postre de la categoría OMG.
A continuación la historia y la receta tal y como las presenta el Círculo.

Este pastel, se inventó alrededor de 1946 por un pastelero llamado Chiboust que tenía una tienda en la rue Saint Honoré de Paris. El pastelero rindió homenaje tanto al Santo de los panaderos y pasteleros franceses, como al nombre de la calle donde se localizaba su pastelería con este pastel. También lo hizo con el relleno, ya que dio su propio nombre a la crema.
Y tras conocer un poco de la historia de este pastel, vayamos a la receta.


COMPOSICIÓN:
Pasta de Hojaldre *
Pasta choux
Crema Chiboust **
Caramelo


Pasta Choux

½ l de Leche
10 grs de Azúcar
5 grs de Sal
250 grs de Mantequilla
250 grs de Harina
10 Huevos
Glaseado
1 yema de huevo
1 cda de leche
una pizca de sal

Mezcle la leche, la mantequilla, la sal y el azúcar en una cacerola a fuego lento. Llévelo a ebullición y retire la cacerola. Espolvoree la harina y bata con una cuchara de madera hasta que quede homogénea y sin grumos.
Ponga la cacerola a fuego medio y remueva 1 minuto para secar la masa. Colóquela en un cuenco. Añada los huevos uno a uno, batiendo con la cuchara de madera.
Una vez añadidos los huevos, la masa deberá estar firme, brillante y con una consistencia elástica. Ya está lista para usar. Si no lo vamos a usar de inmediato, pincélela con un poco de huevo batido, para que no forme costra.

Crema Chiboust

250 ml de leche
4 huevos
240 gr. de azúcar
20 gr. de maicena
3 hojas de gelatina
90 ml de agua
1 cdta. de esencia de vainilla

Batimos las yemas con la mitad del azúcar hasta que la mezcla blanquee y espese, seguidamente agregamos a la maicena y batimos hasta incorporar. Ahora añadimos gradualmente la leche, que habremos calentado hasta llegar casi a ebullición, y mezclamos enérgicamente hasta que nos quede una una masa lisa y sin grumos. Tapamos con una película transparente y la dejamos entibiar.

Mientras prepararemos el merengue, para ello batiremos las claras hasta que estén firmes, seguidamente incorporamos el azúcar de forma gradual sin dejar de batir, continuaremos batiendo hasta que las claras estén firmes y secas.

Ahora cogemos nuestra preparación inicial, le añadimos la vainilla y batimos, continuamos añadiendo la gelatina disuelta e incorporamos a la masa y terminamos añadiendo el merengue de forma cuidadosa, hasta integrarlo completamente en la masa y que nos quede un masa sin grumos.

Caramelo
50 ml de agua
200 gr. de azúcar

En un cazo pequeño de fondo grueso, ponemos el agua y el azúcar y llevamos a ebullición a fuego lento, espumando y limpiando de vez en cuando el borde interior del cazo con un pincel sumergido en agua fría. Cuando la temperatura alcance los 160ºC, baje el fuego y cueza hasta obtener un caramelo de color ámbar claro.

PREPARACIÓN DEL PASTEL

Extendemos el hojaldre en la superficie de trabajo enharinada y formamos un círculo de 22 cm. de diámetro y 2 mm. de grosor. Enróllelo en el rodillo sin apretarlo, y desenróllelo en una bandeja de horno humedecida con agua fría. Pinchamos la base en unos diez lugares con un tenedor y la refrigeramos durante 20 minutos. Precalentamos el horno a 200ºC.

Ahora cogemos nuestra pasta choux e introducimos algo menos de dos tercios de la masa en una manga pastelera con una boquilla lisa de aproximadamente 1 cm y comenzamos a depositar nuestra masa sobre el hojaldre en forma de espiral, desde el centro de la base y trabajando hacia fuera y terminando a 1 cm. del borde de la masa para dejar un margen.

Con un pincel de repostería, doramos los bordes del fondo de la masa con la mezcla de huevo, leche y sal.

Introducimos nuestra preparación en el horno y lo dejamos cocer durante 35 minutos. Una vez cocida la deslizamos sobre una rejilla con la ayuda de una espátula.

Para los buñuelos, introduzca el resto de la pasta choux en una manga pastelera con una boquilla lisa de unos 5 mm y formamos unos 17 buñuelos de 2 cm de diámetro encima de una bandeja de horno sobre papel de hornear o una plancha de silicona.

Pincelamos con el glaseado, presionamos la parte de arriba con el dorso de un tenedor y horneamos durante 20 minutos. Pasado el tiempo, los sacamos y los dejamos enfriar sobre una rejilla.
Cuando ya estén fríos les hacemos un pequeño agujero en la base de cada buñuelo.
Ahora procederemos a caramelizar cada buñuelo, para ello, pichamos la base del buñuelo con la punta de un cuchillo y bañamos la parte superior con el caramelo, lo sacamos y dejamos reposar en la bandeja.

Una vez que el caramelo se ha enfriado, rellenaremos los buñuelos con la crema chiboust a través de una manga pastelera con una boquilla lisa de unos 5 mm y lo colocamos alrededor del borde de la corona de pasta choux, fijándolos entre sí con un poco de caramelo caliente.
Cubrimos el fondo de la tarta con una capa de crema y con el resto la introduciremos en una manga con boquilla para Saint-Honoré (o cualquier otra que os guste) y disponemos la mezcla formando tiras.

Reservamos el pastel en el frigorífico durante 1 hora antes de servir.

13 comentarios:

MªJosé dijo...

te ha quedado estupendaaa, y seguro que con tanto ingrediente bueno estaba de vicio, me encnata¡¡¡¡
besoss guapaaaa

El futuro bloguero dijo...

A mi me das la puntilla con tu versión, al incluir el dulce de leche, solo puedo decir... a mis brazos, jajaja, me encanta.

Besos grandes.

Silvia dijo...

Me encanta el reto de este mes de Whole kitchen porque estáis preparando auténticas delicias. Un bocado delicioso y muy apetecible. Mucha suerte.

Besos.

la cuina de l'estany dijo...

Muy original, tu presentación!

Fabi dijo...

@ Futuro bloguero, gracias, eres un solete.
@ Silvia, muchas gracias, un beso.
@ La cuina de l'estany, gracias, en cuanto pueda me paso por tu cocina.

Cuinera dijo...

Anda que chulí! me gusta como la has hecho Fabi, queda muy original y muy bonita! seguro que aun estaba más rica, Un besito guapa

Irene Navas dijo...

no me extraña que no te diese tiemp oa sacar la foto del corte, con lo buena que teniua que estar no hay tiempo para fotos eh?a mi me suele pasar!!siempre ando detras de la familia(oye dejarme u ntrozo que tengo que sacar la fotoo--y todos pero que pesadaaaa---dejanos comernosloo)un besitoo

Sonia - L'Exquisit dijo...

Me gusta tu version con dulce de leche y eclairs...

Un abrazo,

silvia dijo...

Pues la verdad es que tu versión me gusta ,debe de estar para chuparse los dedos ,fantástico!!!
Besos guapa.

Eva dijo...

Menuda version mas estupenda, eso de ponerle dulce de leche en el relleno y glaseado de chocolate blanco ha sido todo un acierto!!
Enhorabuena!!
un besote

Alicia, cane dijo...

Dios!! con dulce de leche...¡¡toma! para las golosas como yo, jeje ¡¡perfecta presentación!

Lolah dijo...

Qué original tu Saint Honoré! Seguro que estaba riquísimo!
Un besico.

nati dijo...

UAU!!, qué tarta tan original. Desde luego tiene una pinta estupenda y apetecible.
Te pasarás por mi blog a recoger un premio?
Un besito