martes, 9 de julio de 2013

Scones de Coca-Cola con mermelada de naranja y... Coca-Cola!


 
 
Nunca he sido entusiasta de las estadísticas. Un profesor de economía muy simpático de la Facultad decía que son engañosas, porque si un señor tiene tres coches y otro no tiene ninguno, según las estadísticas los dos señores tienen un coche y medio, y eso obviamente no es cierto.
Con este verano está pasando lo mismo. Los señores meteorólogos que se dedican a estudiar el clima y a hacer sus cálculo y predicciones para después contarnos cómo va a ser el verano, este año nos han tomado el pelo. Y estoy segura de que es por culpa de las estadísticas. Fijo que los muy sinvergüenzas han sacado un promedio de las temperaturas que vamos a tener desde el 21 de junio hasta el 21 de septiembre, les ha salido una media de 27ºC y por eso han dicho que este verano no iba a ser caluroso. Yo por mi parte llevo una semana con las neuronas en estado catatónico y con mi cuerpo en preparación de una huelga general, sobre todo repostera y cocinera porque a Dios pongo por testigo de que mientras dure este calor infernal no pienso volver a encender el horno excepto para hacer pan o si es necesario para salvar alguna vida humana. Probablemente la mía, algún día que me levante con antojo de brownie, bizcocho, cookies o similar. A veces pasa. 
Este es el último post que publico hasta septiembre. Os deseo felices vacaciones con una receta diferente, un bocado exquisito para el desayuno o la merienda, y viene en formato dos por uno, que es algo que como sabéis me encanta. Igual que me encantan los scones, que son una de mis debilidades reposteras. Como éstos de batata y chocolate, o éstos de buttermilk y lavanda, o estos otros de Nutella. Casi me da vergüenza enlazar alguna de estas recetas por las fotos. No es que las de ahora sean de premio pero las de antes... Arghhhh!!!! Las veo y me dan ganas de clavarme tenedores oxidados en los ojos!
Disfrutad cada instante feliz, cada amanecer, cada puesta de sol, cada paisaje, cada rincón de este verano, y sobre todo cada beso y cada abrazo, porque después no vuelven. Hasta pronto!
Scones de Coca-Cola con mermelada de naranja y Coca-Cola
Ingredientes:
2 naranjas
40 grs de uvas pasas (Sultanas)
100 ml de nata para montar
1 cucharada sopera de leche para pincelar (Optativo)
200 ml de Coca-Cola
250 grs de harina, + algo extra para amasar
100 grs de azúcar glace
1 ½ cucharaditas de levadura en polvo
¼ cucharadita de sal
Preparación:
Primero haremos la mermelada, preferentemente la víspera.
Llevamos a ebullición 100 ml de Coca-Cola junto con el azúcar glace, una naranja pelada y troceada y otra naranja con la piel y cortada en gajos. Dejamos cocer a fuego lento durante 45 minutos sin tapar. La naranja tiene que quedar confitada, y tiene que conservar líquido, no tiene que llegar a absorberse por completo. Retiramos del fuego y trituramos inmediatamente. Cuando esté templada la mermelada, la pasamos a un tarro de cristal. Dejamos que se enfríe completamente, tapamos y conservamos en la nevera hasta el momento de utilizarla.
Ahora preparamos los scones.
Precalentamos el horno a 180ºC.
Forramos una bandeja de horno con papel sulfurizado.
Tamizamos la harina, la sal y la levadura en un bol. Añadimos las pasas, la nata y la Coca-Cola y mezclamos con una cuchara hasta que se integre todo.
Volcamos encima de la superficie de trabajo ligeramente enharinada y trabajamos la masa hasta formar una bola. No amasaremos demasiado o los scones no nos quedarán esponjosos. La aplastamos hasta que tenga un grosor de 3 cm y cortamos los scones con el cortador de nuestra elección.
Colocamos los scones sobre la bandeja, dejando una separación de unos 5 cm porque crecen bastante. Si lo deseamos, los pincelamos con leche antes de meterlos en el horno. Horneamos unos 20 minutos. Deben quedar inflados y bien dorados.
Servir templados, untados con mantequilla o mascarpone (Como en la foto) y acompañados con la mermelada de naranja y Coca-Cola.

Fuente: Coca-Cola: 30 sabrosas recetas dulces y saladas - Stephanie Bulteau

5 comentarios:

Carlos Dube . dijo...

Añado a tu acertada introducción, y va dirigido a los que decían que estaban hartos de tanto 'frío' y de invierno, pocos saben lo que es realmente pasar frio, que hala... a disfrutar de estos veraniegos días... Os los merecéis! :-)

Menos mal que el tiempo no es democrático....

Scones que vamos, ricos es poco!

Un saludo.

Marga dijo...

En Asturias estamos complicados, en la costa hay una tremenda niebla que nos trae "orbayu" o sea lluvia fina y en el interior ( a escaso 1 km) nos morimos de calor, osea un horror, tus scones maravillosos y tus fotos tambien las antiguas y las nuevas, bss

Raquel Carmona dijo...

Pués sí hija lo de las estadísticas, me río yo. Aquí el calor es de lo mas sofocante así que habrá que prepararse para lo que nos viene. Una receta súper original me encanta. Besos y felices vacaciones.

Laurel y Menta dijo...

Una entrada muy bonita, y qué decir de los scones, nos encantan, los tenemos pendientes!!


un abrazo

Mi toque en la cocina dijo...

Tienes toda la razón, las estadísticas no tienen sentido en muchos casos. Lo del calor, no sabes cómo te entiendo aunque tengo la suerte de vivir en un isla y muy cerca de la playa por lo que las temperaturas aquí son mucho más suaves que en la península así que el horno seguro que lo enciendo más de una vez a la semana. Espero que disfrutes de las vacaciones y nos vemos en septiembre.
Estos scones me parecen de lo más originales y más con ese ingrediente tan sorprendente, habrá que probarlos porque tienen una pinta deliciosa.
Un besito desde Las Palmas.