domingo, 30 de septiembre de 2012

Bizcocho de harina de maíz con mermelada de fresa


 
Un bizcocho diferente, con una textura rústica, ligeramente crujiente, y una mermelada de fresas casera con un toque diferente y muy fácil de hacer.
Bizcocho de maíz
Ingredientes:
1 taza de harina de repostería
1/2 taza de harina de maíz (Polenta)
1 1/2 cucharaditas de levadura en polvo
1/2 cucharadita de sal
120 grs de mantequilla a temperatura ambiente
1 taza de azúcar
2 huevos grandes a temperatura ambiente
125 ml de buttermilk
1 cucharadita de esencia de vainilla
 
 
Preparación:
Precalentar el horno a 180º.
Engrasar un molde redondo de 23 cm de diámetro y reservar.
Tamizar en un bol los ingredientes secos y reservar.
En el robot o kitchen aid batir la mantequilla con el azúcar hasta que esté blanca y muy cremosa. Añadir los huevos de uno en uno y la vainilla. Seguir batiendo hasta que esté todo perfectamente integrado. Después, bajar la velocidad e incorporar los ingredientes secos en tres tandas, alternándolos con el buttermilk.
Volcar la masa en el molde. Alisar la superficie con una espátula.
Hornear durante 25-30 minutos, o hasta que una brocheta introducida en el centro salga perfectamente limpia.
Enfriar sobre rejilla dentro del molde durante 10 minutos. Desmoldar y dejar que se enfríe completamente sobre la rejilla. Servir acompañado con mermelada.

Fuente: www.thekitchn.com
 
Mermelada de fresas con menta y pimienta negra.
 
Ingredientes:
 
1,200 k de fresas maduras (Peso bruto)
600 grs de azúcar
150 ml de zumo de limón recién exprimido
5 hojas de menta fresca
5 granos de pimienta negra molidos
 
 
 
 
Preparación:
La víspera, lavar las fresas y quitarles los tallos. Cortarlas por la mitad. Dejarlas macerar tapadas toda la noche junto con el azúcar y el zumo de limón. Yo lo hago directamente en la cocotte donde voy a preparar la mermelada.
A fuego suave, cocer removiendo de vez en cuando durante 10-15 minutos. Pasado ese tiempo, subir la temperatura y llevar a ebullición. A partir de ese momento, bajar la temperatura y cocinar durante otros 20-30 minutos, removiendo de vez en cuando para evitar que la mermelada se pegue al fondo y a los lados de la cocotte. Desespumaremos varias veces con ayuda de una espumadera. Cuando queden 5 minutos de cocción, añadimos la menta y la pimienta, removemos y dejamos que termine de hacerse. Para saber si está en su punto podemos hacer la prueba del plato: Depositamos un cordón de mermelada en un plato y observamos lo que ocurre: Si se mantiene sin extenderse es que está en su punto. Si está muy líquida y se desdibuja el cordón, volveremos a llevar la mermelada al fuego y seguiremos probando en intervalos de 3 minutos.
Envasamos la mermelada en tarros de cristal que previamente habremos esterilizado hirviéndolos (Tarros y tapas) durante 10 minutos. Deben estar perfectamente secos.
Podemos hacer dos cosas:
O bien poner los tarros boca abajo y cubrirlos con un paño limpio, dejándolos enfriar completamente antes de darles la vuelta y almacenar en nuestra despensa.
O los tapamos y los ponemos en una olla, cubriéndolos de agua hasta una altura más o menos de un centímetro por debajo de las tapas. Llevamos a ebullición y los dejamos hervir durante 35-40 minutos.
El primer método es válido siempre que la mermelada sea de fruta ácida y contenga al menos un 50% de azúcar.
El segundo es imprescindible siempre que la mermelada que hemos preparado no cumpla los requisitos anteriores, porque es la única manera de estar seguros de que nuestra mermelada casera no desarrolla la toxina botulímica.

Fuente: Mes confitures, de Christine Ferber; Red Velvet & Chocolate Heartache, de Harry Eastwood

9 comentarios:

Patrix dijo...

Pero que rico tiene que estar!!
Me gusta la receta y me quedare por aquí a seguirte.
Besos

MªJosé dijo...

Hola Faby buenas tardes la receta de tú bizcocho original y maravillosa.
Acompañado de esa mermelada tiene que ser una ricura, ¿pero donde has encontrado esas fresas tan majas?
besoss a las dos guapa
feliz semana

Graciela /Aromas de Mamá dijo...

ni lo dudo en llevarme la receta, la tengo que probar sin falta con harina de maíz, me encantó las imágenes y los ingredientes.Cariños!

Federica dijo...

Che splendida ciambella, rustica e golosa. Ho un debole per la farina di mais e una delle poche cose che amo della stagione fredda è ricomiciare ad usarla. Un bacione, buona settimana

Marivi dijo...

Me quedo con el detalle de agregar menta a la mermelada. Besos

Suny Senabre dijo...

El bizcocho te ha quedado buenísimo, siempre me han gustado los bizcochos con harina de maíz, quedan superligeros y como colofón esa rica mermelada. No se puede pedir más.

Besitos,

Teresa dijo...

Un bizcocho estupendo, que esponjoso se ve y con esa mermelada tiene que estar para chuparse los dedos!!
Besotess

Carlos Dube dijo...

Voy a pedir próximamente al El Amasadero harina de maíz y lo quiero hacer con el buttermilk, me gusta. La mermelada va a ser que no porque una amiga nuestra nos ha regalado media docenita de botes de mermelada y chutneys caseros que tras probarlos ya me he desmayado 4 o 5 veces.

Que pasada....

Un saludo y buena semana!

Paula dijo...

Fabi, qué bizcocho más rico!!! Lo quiero probar ya, así que me guardo la receta, que además tengo polenta en casa y eso ocurre con poca frecuencia ;)

Besos. Paula