lunes, 17 de septiembre de 2012

Tarta de granadas con jengibre y cardamomo y AIG 2012


Este es un post reivindicativo del otoño: Quiero que llegue yaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!
En serio, no estáis cansados de tanto calor? No os apetece que llegue el momento de sacar la gabardina, de pasear entre hojas secas, de que el aire huela a lluvia, de volver a casa con frío y tomaros un tazón de sopa calentita para cenar, de pensar en los dulces de Halloween, en las galletas de Navidad? A mí sí, deseperadamente!!!

Sueño con las calabazas, las batatas, las granadas... Ah, las granadas, esas pequeñas burbujas tornasoladas que encierran el oro rojo del otoño y que me hacen volver a la niñez, cuando me llenaba la boca de semillas de granada y las saboreaba deseando que no se acabaran nunca... Tierra llamando a Fabi, Tierra llamando a Fabi, ibas a escribir un post, recuerdas?

En un momento os cuento la receta de esta tarta estupenda, pero antes quiero aprovechar la ocasión para hablar del que ya se ha convertido en uno de mis momentos favoritos del otoño, y es el AIG, el Amigo Invisible Gastronómico!

Nuestra valiente Joana, muy digna sucesora de Bea, primera ejecutora del invento, se ha atrevido a organizar por segundo año consecutivo esta iniciativa que a muchos nos hace sentir como niños esperando a los Reyes Magos, así que por tercer año consecutivo me he apuntado con toda la ilusión del mundo y ya estoy que me muero de la expectación. Quién será mi AIG este año?

El primer año mi AIG fue Mariví, de Días de Cochura, una sevillana saladísima que vive en Liverpool y con la que mantengo una amistad virtual que ojalá un día nos permita llegar a conocernos en persona. Mariví me mandó cosas preciosas, incluso chuches para Bianca, y como en esa época ella no las comía... Ehem, adivinad dónde fueron a parar! (Mea culpa, tengo una debilidad por las gelées sólo comparable a la que siento por el chocolate, por los marshmallows o por el toffee) Mariví, si lees esto que sepas que el imán de Liverpool sigue en mi nevera y cada vez que entro en la cocina me hace pensar en ti. Igual que la mezcla de especias que aún me dura. O que el libro de Harry Eastwood, Red Velvet & Chocolate Heartache, que sigue siendo uno de mis libros de cabecera!

El año pasado mi AIG fue Izaskun, de La Cuchara de la Baluga, un encanto de mujer que vive y cocina auténticas maravillas en un lugar de ensueño, el Valle del Sosiego en Sopuerta. Izaskun como yo es Ikeadicta (Una enfermedad que aún no está reconocida como tal pero sólo es cuestión de tiempo), así que me regaló un montón de cosas maravillosas de Ikea, y casi todas las utilizo un montón. Que por qué digo casi todas? Porque me mandó una manopla de horno y unos paños de cocina taaaaaaaan bonitos que sólo los uso como decorado en fotos, no soportaría la idea de que se mancharan o se estropearan! Y el detallazo de lujo fue que estuvo haciendo cola en un día de perros para conocer a Su y a Jesús, los Sres. Webos, el matrimonio foto-gastronómico más conocido de la red y que le firmaran su libro... Y otro para mí!!! Me hizo una ilusión bárbara el detalle de Izaskun y la dedicatoria de Su y de Jesús, creo que se puede decir que tengo un ejemplar de coleccionista!

Ambas me llegaron al corazón no sólo por los preciosos regalos que me enviaron y que no sigo enumerando porque bastante kilométrico me está saliendo ya este post, pero podéis ver todo aquí y aquí; sino por el cariño y el mimo con el que lo prepararon todo y por las cartas que me escribieron, que guardo como oro en paño.

En fin, estoy deseando descubrir a quién tengo que hacer llegar mis regalos este año y ya tengo un montón de ideas, aunque no decidiré del todo hasta que sepa su identidad y la/lo conozca un poco mejor a través de su blog.

Antes de dar paso a la receta sólo me queda deciros que si queréis participar encontraréis las bases en este post del blog de Joana, Mis recetas bordadas. Y si pincháis en la foto descubriréis el blog de Palmira, que si he entendido bien es la hija de France, autora del logo de esta convocatoria. Un blog que no conocía pero que por lo poco que he visto en el rato que llevo "buceando" en él está lleno de recetas maravillosas y no pienso parar hasta que las haya visto todas!
 
 

Y ahora sí,la receta de hoy.

Tarta de granadas con jengibre y cardamomo

Ingredientes:

250 ml de buttermilk
2 huevos
1 + 1/3 tazas de azúcar moreno
1 cucharada de melaza de granada (Receta para hacerla en casa al final del post)
1/2 taza de treacle (Yo no tenía y le puse melaza normal)
100 grs de mantequilla derretida
1 cucharadita de jengibre en polvo
1/4 de cucharadita de semillas de cardamomo machacadas
3 tazas (450 grs) de harina
1 cucharadita de bicarbonato

Para el jarabe:

El zumo de 3 granadas, reservando más o menos una taza de semillas para decorar
3/4 de taza de caster sugar (También se puede usar azúcar blanquilla normal, no saldrá mal la tarta ni te caerán siete años de mala suerte, que de eso ya se encarga la prima de riesgo)




Preparación:

Precalentar el horno a 160º.
Engrasar un molde redondo de 24 cm y reservar.
Poner en un bol el buttermilk, los huevos, el azúcar, las melazas y la mantequilla y batir hasta que esté todo bien mezclado.
Añadir los ingredientes secos tamizados y remover hasta que esté todo perfectamente integrado pero sin batir en exceso. Buscamos una textura rústica, como de muffin.
Volcar la masa en el molde, alisar con espátula y hornear durante 1 hora, o hasta que al introducir una brocheta salga perfectamente limpia y los bordes de la tarta se despeguen ligeramente del molde. Sacar del horno y pinchar por toda la superficie con una brocheta. Volcar por encima del cake el jarabe de granada y dejar enfriar completamente dentro del molde. Desmoldar y decorar con las semillas de granada que teníamos reservadas.
 
Para hacer melaza de granada casera:
 
Ingredientes
 
4 granadas grandes (Unos 600 ml de zumo, si sale menos cantidad sacamos una proporción)
200 grs de azúcar
2 cucharadas de zumo de limón
 
Preparación
 
Pelar las granadas. La mayoría de vosotros lo conocéis pero lo cuento por si alguien aún no se sabe el truco: Se corta la granada por la mitad, se sujeta con la mano de forma que la parte cortada descanse en nuestra palma poniendo debajo un bol. Le damos golpes con una cuchara de madera hasta que salgan todas las semillas. Es un proceso limpio, permite aprovechar todo el zumo y las semillas y yo lo de los golpes lo encuentro de lo más liberador :-)
 
Trituramos las semillas y ponemos el líquido resultante en una cocotte junto con el azúcar y el zumo de limón. Removemos a manudo mientras reduce hasta que tenga consistencia como de miel. En ese momento apartamos del fuego, dejamos enfriar y envasamos. Se conserva en el frigorífico.
 
Fuentes:
 
Tarta:Donna Hay Magazine nº 62 (Abril 2012) Ya lo sé, lo de la obsesión que tengo últimamente con las recetas de Donna Hay es para hacérmelo mirar.
 



 
 

10 comentarios:

juliana dijo...

me encanta como luce esa torta! y q decorativa queda la granada, sin hablar de la textura q le debe aportar, y esos sabores combinados, una delicia! mucha suerte en el AIG!

Carlos Dube dijo...

Por el tono del post noto un buenrollismo que espero dure muchísimo. Harta del calor? Ya somos dos, con lo de otoño que soy yo...... Y luego dicen "cuando venga el frío ya te acordaras del calor" yo del calor ?????? Pero por aquí hace realmente frío????? Algo no me cuadra...

La tarta me parece que es para repetir... Que buen aspecto y que sugerente que lleve el alma de la granada que como comentas, es otoño puro!!

Que disfrutes mucho con el AIG.;)

Un saludo.

Federica dijo...

E’ stupenda, i chicchi di melograno mi mettono subito di buon umore :) E profumata con le mie spezie del cuore questa torta non può che essere deliziosa. Un bacione bella, buona settimana

Lolah dijo...

Es verdad que ya apetece algo de fresco, aunque a mi me encanta esta época en que el calorcito ya no agobia pero tampoco hace frío...eso sí, si te gustan las hojas secas, te puedo mandar unos cuantos kilos...en la puerta de mi casa hay un árbol enorme que suelta hojas durante todo el año, aunque esta época es la peor. Ojalá alguien las comprara...me haría rica!
La tarta tiene un aspecto impresionante y tiene que estar deliciosa empapadita en jarabe de granadas.
Un besico.

Ajonjoli dijo...

y a mi que me encanta el verano..... el otoño me parece demasiado melancólico, me solía parecer deprimente, aunque ahora, como vivo en Canarias, me quité de encima el invierno, jijiji
Lo que sí me gusta son las granadas, ¡me encantan! Me apunto tu receta.

jose manuel dijo...

Que rica y bonita.

Saludos

Renata dijo...

I'm delighted to see such a beautiful cake that sounds amazingly delicious, Fabi!

antonia dijo...

ah! yo también estoy deseando que llegue el otoño!! qué ganitas!
me encanta este pastel de granadas, y las fotos tienen un colorido precioso!

Mary dijo...

How very beautiful, Fabi. I know I would love this. As to summer ending. I hate to see it end because my obligations increase in the fall and winter. I actually am not fond of true summer weather. Have a wonderful day. Blessings...Mary

Mari Carmen dijo...

¡Que rico!
La tarta es sencilla pero engancha.
La foto es muy buena.
Besitos.