sábado, 16 de junio de 2012

Cosas que (no) me da miedo contar


Hace unas semanas Biscayenne escribió un post maravilloso que podéis ver aquí y que me encantó porque me hizo reflexionar muchísimo y me sentí muy identificada con casi todo lo que cuenta. Digo casi porque creo que hay sólo una cosa en la que discrepo: Que a mí sí me gusta el color rosa J Aunque en dosis moderadas. Como casi todo en esta vida. Para entender mejor el por qué de esta afirmación no dejéis de leer el post, en serio, merece la pena.

Galletas de mantequilla y Nutella, receta de Kanela y limón

Y por qué os cuento esto? Porque en los últimos meses me he estado planteando en serio dejar definitivamente este blog que últimamente me está pidiendo el divorcio por lo abandonado que lo tengo. En las últimas semanas me he estado dedicando a un proyecto que me ha absorbido todo el tiempo que tenía disponible,y de todo el que he sido capaz de robarle al sueño (Os lo enseñaré en un par de días, en el próximo post)


Pero la falta de tiempo para cocinar y fotografiar de un año a esta parte es una constante y curiosamente, me ocurre que cuanto menos publico, menos me apetece publicar. Noto que me distancio de todo esto y no sé qué hacer para remediarlo. Es más, no sé si quiero hacer algo o simplemente dejaré que las cosas sigan su curso y que sea lo que tenga que ser. En otras palabras: Durante este verano me voy a tomar vacaciones del blog, y en septiembre, con el comienzo del nuevo curso, me plantearé qué es lo que quiero hacer, si continuar o abandonar definitivamente. Que por qué me lo planteo? Fundamentalmente por cansancio físico y mental y por saturación. Saturación de qué?, se preguntará alguno. Pues saturación de información, de novedades, de cosas en las que no puedo participar, de datos que fluyen a tal velocidad y en tal cantidad por las redes sociales y las publicaciones del sector que no soy capaz de asimilar. Al igual que tampoco soy capaz de encontrar tiempo para visitar otros blogs y comentar en ellos, por lo que tampoco me sorprende que la gente se canse de visitar el mío y dejarme comentarios.
Galletas de mantequilla decoradas con golden syrup y azúcar de colores

Después está ese invento demoníaco de pinterest, que la primera vez que entré me pareció maravilloso. Pensé “Oh, qué fuente de ideas e inspiración!” Pero después he cambiado un poco de idea al respecto. Pinterest sólo muestra la belleza y la perfección según la moda y la estética imperantes, y aunque por una parte me gustan las cosas que veo en él, por otra parte tal cantidad de belleza y perfección por pixel cuadrado me saturan y me hacen sentir inútil y mediocre. Porque yo no tengo una gran cámara de fotos (En realidad no tengo ninguna, se me rompió hace dos años y desde entonces las fotos de mi blog son de i phone) ni conocimientos suficientes de photoshop (A decir verdad ahora ni siquiera lo tengo, desde que cambié de ordenador no he sido capaz de volver a instalarlo) para suplirla, así que la calidad de mis fotos depende siempre de la luz que haya ese día, y por ley de Murphy casi siempre que cocino algo para fotografiarlo, las nubes me arruinan la sesión. Así ocurre que muchas veces hay recetas que no subo al blog porque la foto no era “digna de ser publicada”. Sirvan como ejemplo las que ilustran este post. Algunas (La mayoría) no tienen buena luz, otras fueron hechas con tanta prisa que el encuadre es nefasto o la composición es pobre (Que no minimalista) o directamente antiestética e incluso imperdonable. Eso no quiere decir que la receta en cuestión no mereciera la pena, pero cada vez parece más cierto que una imagen vale más que mil palabras, verdad?
Pechuga de pollo asada con salsa de almendras y menta
Fuente: Donna Hay

Llevo mucho tiempo diciendo que me gustaría mejorar la calidad de mis fotos, tener más presencia en este mundo, etc. Pero últimamente me lo he cuestionado mucho. Me pregunto si realmente es eso lo quiero. Me puse muy contenta la primera vez que Foodgawker me publicó una foto, pero desde entonces nunca he vuelto a mandarles ninguna, o por olvido o por falta de tiempo. Yo creo que mi subconsciente me hace alejarme un poco de todo esto porque en el fondo no sé qué sentido tendría para mí ser “famosa”, o que mi blog tuviera más visitas, etc.


Espero encontrar las respuestas a todos estos interrogantes durante el verano. Sólo tengo pendientes de publicar dos o tres posts más de aquí a final de mes y después colgaré el cartel de cerrado por vacaciones. A la vuelta tendré que tener ya claro qué hago con este blog, si darle más vida (Aunque sea a costa de dormir menos…aún!) o colgar el cierre definitivo.


Espero que estéis disfrutando mucho del fin de semana. Sed felices.

14 comentarios:

sofiaaurora dijo...

Piensatelo bien, para mi el blog es como una válvula de escape de todo lo que tengo que hacer cotidianamente, donde disfruto visitando otros blogs, aunque conforme pasa el tiempo cada vez tengo menos tiempo de visitarlos, valga la redundancia, pero creo que todos somos humanos y sabemos del tiempo del que disponemos cada uno y somos conscientes de los blogs, por lo menos yo, lo he hecho para distraerme y poner mis recetas y dejarlas hay para la consulta de otras personas, con respecto a las fotos no te creas que las mias son una maravilla, para hacer una en condiciones hago 800, si algún día consiguiera leer el libro de instrucciones otro gallo cantaría, pero me conformo con las mías, no te digo que me dan mucha envidia esos blogs maravillosos donde todo esta perfecto, desde luego envidia sana, porque a mi también me gustaría hacerlo perfecto, pero yo soy yo y mis circunstancias y todo sale como sale, te animo a continuar aunque no sea todos los días, ni todas las semanas, cada uno es cada uno pero la verdad se perdería una magnifica fuente de recetas ricas y deliciosas que es lo importante, besos

Maria Jose Adan dijo...

MIra esas caritas alegres de tus galletas...y mirandolas dime que quieres cerrar y no volver...!ains!...yo creo que unas vacaciones y replantearte la estrategia está bien, pero es una terapia que nos conecta a mucha gente que vive y siente como nosotros. Bss Acaramelada

Paula dijo...

Querida amiga, nada me pondría más triste que cerraras el blog, pero si esa es tu decisión no te diré nada al respecto, pues entenderé -después de leer tus líneas- que es lo que necesitas en estos momentos.

Yo ahora mismo tengo una apatía terrible respecto al mundo blogeril cocineril. El sistema imperante de comentar en cien mil blogs no cuadra ahora mismo con mi modo de vida, ni mi trabajo con las galletas decoradas, ya no doy más de mi. Pero sigo cocinando y fotografiando y por tanto, me apetece muchisimo publicar en mi blog. Consecuencias??? Apenas recibo comentarios, pero francamente, para qué quiero un comentario de alguien que sólo espera que visite su blog???

En fin, que sabes que aquí me tienes, aunque estemos las dos muy, muy liadas.

Mil besos. Paula

Carlos Dube dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos Dube dijo...

Supongo que todo esto es porque necesitas un poco de ánimo para seguir adelante por los motivos que sean, normal, nos pasa a todos y es algo humano y cotidiano. Pero Fabi, por Diossss, la cocina la llevas muy dentro, y tienes mucho bagage y experiencia como para aparcarla así sin más. Pues sí, te veo plof Fabi, mas plof que en otras ocasiones en las que resurgiste de las cenizas y demostraste ser más fuerte de lo que a lo mejor creías. Y perdona mi atrevimiento, creo que lo que te hace falta es meditar aún más sobre el tema.

Mira Fabi, no nos conocemos aún, pero de verdad, de confianza, no te dejes influenciar por la vida de color de rosa que se ve por ahi fuera, de esos blogs modélicos y de esas fotos de exposición, harías el tonto. Hace años no era Pinterest, eran blogs americanos, algunos ingleses, también españoles ojo etc y veía el mío y decía, pero bueno???, que estoy haciendo, y pasé por alguna racha parecida a la tuya sobre todo sabes por qué? porque en casi seis meses no tuve ningún comentario. Pero me planté y decidí seguir adelante, ¿sabes también por qué? porque la cocina es una afición que llevo muy arraigada y la quería explotar, quería documentar para mí para siempre mis gustos y preferencias y compartirlo para quién le apeteciese.

No hay que perder el norte, que no se te olvide nunca, aquí hemos venido a DISFRUTAR, a APRENDER y a COMPARTIR, a ampliar nuestro repertorio de recetas y a cultivar eso que dijo muy bien Mikel Iturriaga "un espacio consagrado a la celebración hedonista del hecho de comer"...

Pero jamás a competir.

Ciertamente lo único que te quedaba era la asignatura pendiente de mejorar las fotos para hacerlas con luz cuando normalmente fotografías de noche, pero ya sabes que para ello no debes de ser la reina del Pinterest, simplemente comprar los foquitos, hacerlas un poco más grandes e invertir un poco de tiempo en explotar lo que tienes. Pero vamos, puedes tirar con lo que haces, tampoco son horribles!!. ¿Nos hemos quejado acaso?... ;)

En fin Fabi, pertenecer al círculo de los 'mejores' para los ojos de los demás, es un craso error, no te lo tengo que decir yo, esto es una bitácora, aquí se viene a aportar un estilo, a seguir un pequeño ritmo de publicación y a cuidar a la gente que desinteresadamente te sigue y bueno... se me olvidaba!! a tener un recetario para tu Bianca, que aunque ahora tenga sólo 4 añitos, cuando sea mas mayor, se lo imprimirás y lo va a disfrutar muchísimo. Ojo, por algo así, tengo yo un blog :)).

Tómate el verano de margen, piensa sí, reorganízate, piensa en el camino recorrido, y en tus lectores, y a la vuelta hablamos, la decisión que tomes la respetaremos ojo, lo importante SIEMPRE es que seas feliz.

Un saludo.

Ale dijo...

que blog maravilloso...me gstn muchisimo las fotos y las recetas! ven a visitarme si quieres, me alegraria mucho! con mucho gusto voy partecipar en este sitio!!!!
soy italiana pero tengo mucho amigos en espana!

dolcementeinventando.blogspot.it

biscayenne dijo...

Querida Fabi, me he visto a mí misma en tus palabras, porque igual que tú, he pensado muchas veces en dejar el blog y últimamente cada vez más.

Por el tiempo que me lleva, que podría estar dedicando a otras cosas, por el agobio de "oh, dios mío, levo 2 semanas sin subir nada" y por otras cosas que he visto últimamente del mundo gastroblogueril. La dinámica que hay ahora de rapidez, perfección, comentar, concursar, recomentar, facebook, pinterest... a veces me hastía

:) también yo em estoy pensando tomarme vacaciones todo el verano, y luego ya se verá.

Pero por dios, si lo dejas, que no sea por las fotos, que están muy fignas y sobre todo, para haberlas sacado con la cámara del móvil (yo también lo hago así).

Muchos besos, y suerte con ese proyecto que cuentas!

Brétema dijo...

Hola Fabi:

no sabes cómo me identifico con tu entrada. Llevo mucho sin publicar por diversos motivos y unos días lo echo de menos y otros no tanto.
Momentos de cansancio, de dudas y días malos en los que todo sale al revés los hemos tenido todos, pero tú eres única y tu blog refleja muy bien como eres y es maravilloso.
Me parece fantástico que te tomes unas vacaciones si las necesitas pero, sinceramente, espero que en septiembre vuelvas.
Un abrazo

Fabi dijo...

Muchas gracias por tus palabras, pensaré detenidamente en ello este verano. Creo que es más probable que siga, pero ahora estoy un poco indecisa. Gracias y un abrazo.

Fabi dijo...

Gracias María José, es cierto que el blog, cuando se lleva bien, es una terapia. Pero cuando lo descuidas, cuando publicas tarde mal y nunca, cuando se transforma en un peso sobre tu conciencia deja de ser terapéutico. Si logro organizarme para publicar con una frecuencia razonable, con post interesantes en lo personal y en lo gastronómico, seguiré. Si no, lo dejaré hasta que sienta que puedo hacerlo como creo que se debe hacer. Gracias y un abrazo.

Fabi dijo...

Querida Paula, suscribo todo lo que dices. No tengo tiempo para comentaros a "los de siempre" así que me repatea leer cosas tipo "hola fantástico blog, pásate por el mío. Eso y más cosas que son moda últimamente y con las que no estoy de acuerdo. A mí también me daría pena cerrar, lo pensaré muy bien durante el verano. Un beso muy grande amiga y gracias por tus palabras.

Fabi dijo...

Querido Carlos, no nos conocemos en persona pero a veces atinas tanto que parece que sí. Es cierto que necesito ánimos en general, porque el desánimo en el blog refleja los otros aspectos de mi vida. Los ánimos los tengo que encontrar yo sola. Vamos, que tengo que ponerme el machete entre los dientes como Rambo y meterme en la jungla de mis malos rollos para cargármelos uno a uno. En estos meses decidiré si soy capaz de compatibilizar la locura de vida que llevo con el blog de forma que le dé el uso para el que lo concebí: compartir, aprender y disfrutar la cocina, como tú apuntas. Y comunicar, cosa que últimamente no me sale. No me gusta lo que veo dentro de mí y me lo callo. Pero así mi blog es un blog de recetas sin más, frío e impersonal y no me gusta. No se trata de contar mis miserias en cada receta, pero a mi blog le falta últimamente ese toque personal, el alma del invento en definitiva. Seguiré tu consejo y lo pensaré muy detenidamente porque tienes razón, llevo la cocina muy dentro, es parte de mí y renunciar a algo tan querido... No sé. Muchas gracias por tus palabras, un abrazo.

Fabi dijo...

Muchas gracias a ti Biscayenne pir ese post maravilloso donde pusiste mis preocupaciones blogueriles sobre el papel y me hiciste sentir que no soy un bicho raro. Un abrazo grande.

Fabi dijo...

Iria querida, no sabes cuánto te agradezco tus palabras. Yo también espero que tú no lo dejes nunca, me encanta tu cocina, tus fotos, con qué sensibilidad y cariño lo explicas todo. Mil gracias por los ánimos, pensaré mucho en lo que me has dicho. Un beso enorme.